Los Bnei Anusim de nuestra generación

Los Bnei Anusim de nuestra generación

Recientemente Shavei Israel participó en el Simposio «El Retorno de los Bnei Anusim»organizado por Shiloh Miriam una descendiente de Bnei Anusim, el cual fue moderado por nuestro Presidente Michael Freund y donde participaron los expertos en el Tema como Genie Milgrom, Ashley Perry, Rav Yehoram Ulman y Rav Eliahu Birenbaum quien compartió con nosotros el contenido de su fascinante conferencia titulada «Los Bnei Anusim de nuestra generación».

Introducción

Me gustaría agradecer a Miriam Shiló por la iniciativa y la organización de la conferencia y agradezco a todos los que participaron en la organización y apoyo de la conferencia.

Durante los próximos momentos, intentaré hablar desde mi corazón y desde mi experiencia con los Bnei Anusim durante los últimos veinte años, y también basaré mi discurso en pasajes de la Biblia que arrojen luz sobre este importante tema.

Me gustaría comenzar con una descripción de la situación actual de los Bnei Anusim y las diversas categorías de Bnei Anusim que existen hoy.

 

Bnei Anusim Hoy

Hay varios aspectos sobre la cuestión de los Bnei Anusim en estos tiempos. Podemos discutir aspectos históricos, sociológicos, religiosos y halájicos, así como aspectos psicológicos y de identidad, pero creo que esta cuestión tiene importantes consecuencias sobre el futuro y la existencia del Pueblo Judío.

Solemos pensar que los Anusim son una especie extinta, que existe solo en las páginas de libros de historia y documentos polvorientos de la época de la inquisición. Pero, de hecho, no es así. ¡Hay Bnei Anusim vivos y dispersos hoy en todo el mundo, pidiendo regresar y reconectar su destino con el futuro del pueblo judío! Cada semana escucho nuevas historias y recibo correos electrónicos con solicitudes de personas que encuentran una conexión con las generaciones pasadas de Anusim.

 

Categorías de Bnei Anusim

Hay varias categorías de Bnei Anusim a lo largo de la historia, así como en nuestros tiempos. Los Anusim son judíos que fueron obligados a convertirse al cristianismo durante la Inquisición, pero continuaron observando las leyes judías en secreto, en sus corazones y en sus hogares.

Pero hoy, la situación es tal que no hay Anusim, ni Marranos, ni Conversos, ni Cripto–Judíos  que viven una doble vida y mantienen su judaísmo en secreto. Solo hay Bnei Anusim, que descubren sus raíces y su afinidad con el judaísmo. Entonces, en realidad, no hay personas que vivan bajo una identidad falsa como judíos en sus hogares y como cristianos en público.

Es bien sabido que hoy los Bnei Anusim se encuentran en todo el mundo, donde los Anusim fueron dispersados ​​cuando huyeron de los decretos de Aniquilación. Algunos de ellos aún viven en España y Portugal y creen que son descendientes de los judíos de la época de la Inquisición.

Individualmente y como comunidad, los descendientes de los Anusim están adquiriendo una conciencia renovada de su conexión con sus antepasados. Miles de Bnei Anusim se encuentran actualmente en un proceso de búsqueda espiritual y nacional, con el propósito de retornar a sus raíces judías.

Por supuesto, todo el asunto de los Anusim es complicado. Hay muchos grupos y divisiones entre ellos y no todos son descendientes de los Anusim de España y Portugal, pero la mayoría de ellos pueden ser vistos  como sus descendientes espirituales, al considerar las consecuencias halájicas que se aplican a cada grupo.

Hay Anusim que tienen un linaje directo de judíos, pero no tienen identidad judía. Estos Anusim mantuvieron ciertas tradiciones y fueron estrictos sobre casarse solo dentro de la familia, pero no pudieron explicar por qué lo hicieron. Encendieron velas escondidos el viernes por la noche y se casaron solo con miembros de la familia, pero no vieron esto como un acto religioso o judío.  

Por otro lado, están los Bnei Anusim cuya identidad judía es fuerte. Saben que provienen de una familia judía hace cientos de años, pero es muy posible que el linaje se haya roto y con los años se hayan casado con no judíos. Sin embargo, se sienten como Bnei Anusim y están orgullosos de sus raíces judías y desean revivir su judaísmo.  

Abarbanel escribió sobre estos judíos en el siglo XVI: «Los consideramos gentiles, pero creemos que volverán al judaísmo. Di-s no se rindió con ellos y con Su gran misericordia los devolverá a Su Torá». Hay Bnei Anusim que nacieron de una madre judía, mientras que otros, nacieron de un padre judío, no obstante se sienten verdaderamente judíos. Desafortunadamente, también hay evangelistas y Misioneros Mesiánicos que intentan hacerse pasar por Bnei Anusim con el objetivo de influir en los judíos.

Además, están los conversos y las comunidades emergentes, que están surgiendo en todo el mundo. Por supuesto, este es un fenómeno completamente diferente, ya que estos no son descendientes de judíos, sino cristianos que abandonan su religión y eligen convertirse en judíos, pero creo que ambos son fenómenos posmodernos, de búsqueda de significado y raíces.

Es interesante que también los rabinos que hablaron del regreso de los judíos perdidos, las tribus perdidas y la reunión de los exiliados, escribieron que debe quedar claro que no todos los que regresan a la nación judía serán judíos según la Halajá, sin embargo, debemos aceptarlos con gozo, incluso si deben someterse a la conversión.

En el libro de Isaías, dice (66, 20-21): «Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones … Y tomaré también de ellos para sacerdotes y para levitas, dice el Señor». En su comentario a estos pasajes, el Radak escribe: «Es decir, incluso de aquellos que estaban firmemente asentados entre los gentiles en islas lejanas, hasta que fueron olvidados… y pueden haber cambiado un poco la religión, incluso así, de ellos tomaré para que sean sacerdotes y levitas». 

Así escribió el rabino Tzadok HaCohen de Lublin, uno de los líderes jasídicos en Europa durante el siglo XVIII: «Como dice ‘Y sucederá en aquel día, que se tocará un gran cuerno; y vendrán los que se perdieron en la tierra de Asiria, y aquellos que fueron dispersados en la tierra de Egipto’. Esos que se perdieron son los que fueron asimilados entre las naciones y no saben en absoluto que son de ascendencia judía, y los que fueron dispersos en la tierra de Egipto están tan distantes dentro de la impureza espiritual, como lo estaban en Egipto, cuando fueron rodeados allí como un feto dentro del vientre de su madre, y necesitan un gran cuerno para despertarlos también, como cualquiera  que solo sea descendiente de Israel no debe ser distanciado”.

 

Bnei Anusim, un fenómeno renovador

Creo que estos días se ha formado un nuevo fenómeno, de Bnei Anusim por identidad.

Estas son personas que no pueden probar un linaje histórico o genético por parte de su madre de familias judías, pero basándose en varios signos, creen que pertenecen a familias de Anusim y piden volver a las raíces de sus padres.

Por lo general, la mayoría de los Bnei Anusim que piden regresar al judaísmo hoy en día no conocen sus raíces a través de la tradición familiar, transmitida de generación en generación. Descubren algo, un apellido, un objeto, un sentimiento profundo en su corazón y comienzan a investigar sobre su familia. En realidad, es un proceso inverso, no regular, por lo que se está volviendo cada vez más difícil en estos días confirmar el estatus judío de los Bnei Anusim, ya que es casi imposible probar el linaje familiar a lo largo de las generaciones.

 

El enfoque Halájico

En el mundo halájico hay mucha confusión y malentendidos. No hay tiempo suficiente para explicar la situación completa, pero trataré de tocar algunos temas en breve.

El primer tema es el estado de los Bnei Anusim durante las primeras generaciones después de su conversión al cristianismo.

El segundo: el estado de los Bnei Anusim hoy y la ceremonia del retorno.

El tercero es la cuestión de la Ley de Retorno y la Aliá al Estado de Israel.

 

La Era de los Anusim

Histórica y halajicamente debemos, por supuesto, diferenciar entre las primeras generaciones de los Anusim, después de la expulsión o unas pocas generaciones después, y la situación actual, quinientos años después.

Al comienzo del período, la mayoría de los Anusim eran estrictos en cuanto a casarse solo entre ellos. Podemos ver testimonio de ello en los escritos del rabino Shimon Duran, uno de los más grandes rabinos de Argelia del siglo XV, que nació en Palma de Mallorca y recibió a muchos de los judíos desterrados de España en 1391: «Seguramente se supone que todos los Anusim no se casan con no judíos y es bien sabido que se comportan así … una generación tras otra hasta hoy … y cualquiera de los Anusim que desee arrepentirse, así como suponemos que su padre es de Israel, así que asumimos que su madre es de Israel y no es gentil … por lo tanto, tales Anusim no necesitan sumergirse en la Mikve, ya que ellos confían en la suposición de que su madre es de ascendencia judía. Y aunque hay pocos de ellos que se mezclan con gentiles y toman esposas de sus hijas, solo unos pocos lo hacen… «

El rabino Eliahu Mizrachi de Estambul, que fue el rabino principal de los judíos del Imperio Otomano y recibió a muchos de los judíos desterrados de España, escribió sobre los Anusim españoles: ‘Y esto es lo que se hace todos los días y en todos los lugares de acuerdo con el grandes rabinos, que todos los Anusim que vienen a arrepentirse, no tenemos que hacer nada (a ellos) además de la circuncisión solamente, no sumergirlos en la Mikve’ (Rab Eliyahu Mizrachi Responsa, 60, 32).

Pero a lo largo de las generaciones, el deseo de no mezclarse con no judíos se debilitó. Hoy en día, casi todos los descendientes de los Anusim no viven separados de su entorno, excepto unos pocos individuos o comunidades únicas, mientras que el resto se casó con los lugareños y se asimilaron.

¿Cuánto tiempo continuó este estatus, que podría sostener la presunción del judaísmo?

Es imposible hacer una declaración clara, pero es interesante que unas pocas generaciones después de la expulsión, en el siglo XVII en Tzfat, podemos encontrar la continuación de la tendencia a ver a los descendientes de Anusim presuntamente judíos puros, que no se casaron en matrimonios mixtos, en la responsa del rabino Yom Tov Ben Moshe Tzahalon, el Maharitz, quien escribe: ‘Y no hay necesidad de preocuparse de que el padre de este Anus incircunciso se haya casado con una no judía y le haya dado este hijo, y por lo tanto el ser considerado un no judío como su madre y necesitar circuncisión e inmersión. No debemos decir esto, ya que la presunción es que los Anusim no se casan con gentiles … y los gentiles tienen cuidado de no casarse con ellos, por lo tanto, no hay preocupación en tal caso’ (New Maharitz responsa, 107)

Si saltamos a la situación actual entre los Bnei Anusim, es difícil determinar el linaje familiar desde el lado de la madre, que según el judaísmo es el lado determinante de la familia. Son pocos los Bnei Anusim que logran demostrar la continuidad del linaje familiar, a través de los documentos familiares, los archivos de la inquisición y los árboles genealógicos.

El rabino Mordejai Eliahu, que era el principal rabino sefardí de Israel (en una carta a una Asociación Anusim) escribió: «Sin embargo, ha pasado mucho tiempo desde los tiempos de los Anusim y existe una gran preocupación por los matrimonios mixtos con no judíos y también es difícil comprobar el linaje de los Anusim, y todo lo que se menciona en Shuchan Aruch, Yoreh De’ah, 60, 268, debe cumplirse «Él debe ser tratado con amabilidad» en otras palabras, deben ser elogiados por venir hoy a cumplir todas las leyes de la Torá abiertamente, y se les debe realizar la circuncisión y la inmersión y se les debe otorgar un certificado con el título: «Certificado para el retornado a los caminos de sus antepasados».

Parece que, según el rabino Mordejai Eliyahu, hoy no podemos confiar en la presunción de su judaísmo, por lo tanto, ellos deben someterse a una conversión completa, que incluye comparecer ante un tribunal de conversión judío, circuncisión e inmersión en la Mikve, además de llegar a ellos con amabilidad. y otorgarles un certificado de regreso al judaísmo.

  

Halajá

El tema de los Anusim y sus descendientes no surgió significativamente entre los Legisladores (poskim) de nuestro tiempo. Hay pocas responsas y fallos que les conciernen y que ofrecen una forma de traerlos de regreso a nuestra nación en los tiempos modernos. Podemos suponer que la razón principal de esto es su aislamiento continuo durante generaciones y años. Los Bnei Anusim se sintieron libres para mostrar sus sentimientos y deseos solo después del cambio de gobierno en España (después del fin del gobierno de Franco) y Portugal (después del fin de la dictadura y el comienzo de la democracia en 1975).

El asunto de los Anusim y su estatus surgió en el Concilio Rabínico Europeo y todos los rabinos aceptaron el permiso halájico y la necesidad de acercar a los Anusim al Pueblo Judío: «Aceptar a nuestros hermanos lejanos, los Anusim de España y Portugal , con los brazos abiertos, llevándolos de regreso bajo las alas de la Shejiná (Presencia Divina) «.

El rabino Gedalia Felder, en su libro ‘Nachalat Tzvi’, escribió: «El judaísmo no mantuvo la animosidad hacia sus hijos los Anusim, sino que los vio como extranjeros entre las naciones y llamó a aquellos que quieren regresar – Regresen hermanos lejanos a  los brazos de tu madre, reconozcan lo que dice la gente: una flor entre espinas todavía es nombrada  flor y se llama flor «.

El rabino Menajem Yehuda Halevi Ushpizay Z «l, rabino y jefe del Beit Din de Ramat Gan escribió: «Creemos que ahora que Di-s ha recordado a su pueblo y su tierra y hemos merecido el fin del exilio, como prometió el profeta Ezequiel » Pero vosotros, montes de Israel, echaréis vuestras ramas, y daréis vuestro fruto a mi pueblo Israel; porque están cerca para venir’… Debemos despertar a los Anusim de España y decirles – Di-s el Señor de Israel te llama a que regreses a la Nación Judía… Don Itzjak Abarbanel en su libro sobre la Torá los conmemoró y prometió que los Anusim de España volverán al judaísmo”.

El rabino Jaim David Halevi, que era el rabino principal de Tel Aviv, escribió: «De ahora en adelante, una de las maravillas de la futura redención milagrosa de Israel será el regreso de los hijos perdidos y distanciados, de regreso al regazo del judaísmo. También los descendientes de los Anusim en España y América pedirán volver al judaísmo, lo veremos como una señal del comienzo de la redención”.

 

Regreso al judaísmo

¿Quién es un converso del judaísmo o un apóstata? Un apóstata (meshumad) es alguien que abandonó la religión judía y se comprometió con otra religión. Sin embargo, si decide volver al judaísmo, se le considera judío como cualquier otro judío. La fuente conocida de la que aprendemos que es imposible dejar el judaísmo y el estatus judío es el Talmud en el Sanedrín: «Si un israelita peca, el rabino Aba dice: Aunque pecó, sigue siendo un israelita» (Sanedrín 44). En otras palabras, incluso si uno no mantiene la tradición, el nombre de Israel no es quitado de él. La ley ‘Un israelita que pecó sigue siendo israelita’ otorga una especie de inmunidad nacional, incluso a una persona que pecó o convirtió su religión.

En otras palabras, el estado de un judío niega cualquier descripción de pertenencia a otra religión o nación y el judío siempre pertenecerá a la Nación de Israel, aunque haya pecado. Un judío es un estatus de por vida. 

Aunque de acuerdo con la ley de la Torá, un apóstata es judío y no hay cambio en su estatus, de acuerdo con las leyes de los Sabios y el antiguo edicto, debe someterse a un ‘retorno al judaísmo’ y la aceptación de todas las leyes judías, pero no necesita someterse a una conversión. La inmersión habitual en los casos de retorno al judaísmo no es para la conversión, sino para el arrepentimiento, como es costumbre en la víspera de Yom Kippur. Entonces, quien desea volver al judaísmo no está obligado a someterse al proceso de conversión, sino a una especie de pronunciamiento de que se arrepiente de sus costumbres anteriores y pide volver a la religión de sus antepasados. El enfoque de un apóstata es como el de un hijo que regresa con su familia y no el de un gentil que pide convertirse.

El Shuljan Aruj decreta que el apóstata que regresa al judaísmo no necesita sumergirse, pero Rama decreta que debe sumergirse y aceptar todas las leyes judías: «Un apóstata que se arrepintió no necesita sumergirse, solo de acuerdo con las leyes de los Sabios debe sumergirse y aceptar las leyes judías ante tres jueces «(Shuljan Aruj, Yoreh De’ah, 267, 8). Sin embargo, los poskim enfatizan que esta inmersión es una mera virtud y no retrasa el regreso al judaísmo, por lo tanto cuando es imposible sumergirse o existe la preocupación de que la solicitud de sumergirse impida que el apóstata regrese al judaísmo, se puede renunciar, ya que no se basa en la conversión, sino que se debe a los pecados que cometió como apóstata.

El rabino Eliezer Waldenberg explica acerca de aceptar a los apóstatas con calidez y amor, de regreso al judaísmo: «Por lo tanto, la ley es que cuando su inclinación al mal se agota y él viene a nosotros y dice ‘Quiero regresar y aceptar mi judaísmo … él es aceptado de regreso al judaísmo con gran simpatía y alegría y es dicho ‘eres nuestro hermano’ y no lo cargamos ni lo alarmamos en absoluto, sino que lo atraemos con un hilo de gracia”. (Tzitz Eliezer responsa, parte 13, 93).

En resumen, traté de presentarles la realidad de los Bnei Anusim, con algunas de las fuentes de la Halajá. Como habrán notado, el acercamiento es positivo hacia los Bnei Anusim y existe el deseo de llegar a ellos y traerlos a la Nación Judía, pero el asunto debe discutirse de acuerdo a los diferentes períodos de tiempo.

Si es así, ¿Qué está deteniendo a la nación israelí y al Estado de Israel? Creo que la respuesta es una visión de la realidad que es el resultado del exilio … Mientras estuvimos en el exilio, no fuimos libres de mirar la realidad que nos rodea, no pudimos ayudar a nuestros hermanos a unirse o regresar a la Nación judía, solo podíamos mirar hacia adentro. Todavía no hemos logrado cambiar esta perspectiva, y creo que debemos abrirnos y basar nuestra visión en una perspectiva amplia para que podamos traer a los Bnei Anusim de regreso a la nación judía.

Desafortunadamente, el Estado de Israel no tiene una estrategia y una política claras sobre el asunto de los Bnei Anusim y su condición de judíos, el regreso al judaísmo y su aliá a Israel, ni hay una respuesta para otros grupos de descendientes judíos en todo el mundo. Además, la Ley del Retorno, la ley que establece quién puede convertirse en ciudadano del Estado de Israel, dice que un judío de «una religión diferente» no puede hacer aliá a Israel, por lo tanto, el estatus de las personas que se convirtieron al cristianismo en generaciones pasadas. afecta a Bnei Anusim en estos días.

Creo que estamos en medio de un proceso, un proceso de familiarizarnos con la renovación de Bnei Anusim en todo el mundo; un proceso halájico de aprendizaje del asunto en los tribunales rabínicos en Israel y en todo el mundo; un proceso de establecer una política en el Estado de Israel y estoy seguro de que el Todopoderoso será nuestro socio en estos importantes desafíos.

Comments

comments