UN MENSAJE ANTES DEL DÍA DE LA INDEPENDENCIA DE ISRAEL EN ESTE AÑO DE DESAFÍO

UN MENSAJE ANTES DEL DÍA DE LA INDEPENDENCIA DE ISRAEL EN ESTE AÑO DE DESAFÍO

Queridos amigos,

Esta época del año es emocionalmente tensa.Otros años hubiera dicho emocionalmente rica. Pesaj, luego Yom Hashoah por el Holocausto, luego Yom Hazikaron por los soldados caídos, luego Yom Haatzmaut, el Día de la Independencia. Gozo, dolor abrasador, dolor con orgullo y orgullo gozoso. Esa es la marcha de las emociones de estas 2 semanas. Emocionalmente rica.

Este año no lo veo rico. Lo veo emocionalmente difícil. El dolor deYom Hashoah, el día de la conmemoración del Holocausto, fue diferente este año. Porque hay que abordar el 7 de octubre. En nuestro pequeño complejo de apartamentos hay bastantes hijos de supervivientes. Yom Hashoah es muy real. Tenemos un pequeño encendido de velas, 6 velas, por parte de personas que perdieron a sus familiares en el Holocausto. Este año querían añadir un séptimo. Para el 7 de octubre. Ahora bien, si esto perdurará, el tiempo lo dirá. Pero el 7 de octubre es omnipresente. Estamos en su agonía. Es necesario reconocerlo, incluido Yom Hazikaron, para los soldados caídos, también tiene que ser diferente, 760 soldados caídos este año y 834 civiles. Es doloroso escribir eso. Cada uno de los cuales es trágico. Esos son todos muertes trágicas.

Yom Hazikaron es un día duro en un año normal. Más de 25,000 caídos en la historia de nuestro estado. Pero para la mayoría, la marcha del tiempo es un amigo. No borra el dolor, pero lo cambia. Algo de orgullo. Algunos recuerdos. Yom Hazikaron en Har Herzl, el vasto cementerio militar, está repleto de personas, decenas de miles de personas. Pero es dolor con orgullo. La gente se sienta al lado de la tumba de su pariente –hijo, hermano, sobrino, cónyugue, padre ( la mayoría de los caídos son hombres, pero por supuesto, también hay mujeres) – por horas, recibiendo amigos, camaradas del ejécito. Son los afligidos dando honor y recibiendo consuelo.

Este año el dolor es demasiado fresco, es reciente. En la halajá, hay una diferencia entre Shivá (el duelo) si escuchas la noticia y es reciente o si te enteras de la muerte de un familiar que ocurrió hace meses. Es decir, El tiempo impacta las emociones. Las noticias antiguas y las nuevas no son lo mismo. Y esa es nuestra realidad este año. Yom Hazikaron suele reflexionar sobre las pérdidas. Doloroso, pero con el paso de nuestro amigo el tiempo. Este año es sólo pérdida, dolor pero sin nuestro amigo el tiempo, está todo fresco.

Durante varios años, he disfrutado de las oraciones vespertinas de OU Yom Haatsmaut con el exuberante Hallel de Shlomo Katz. Es alegre, sincero y a menudo transportante, flotando en el suelo, elevado por la alegría de la música y el aire de Jerusalén, y que hemos merecido estar aquí en este momento.

Este año los shuls sinagogas de nuestro barrio se unirán para una ceremonia de tekes maavar (transición comunitaria). Los norteamericanos no están familiarizados con este tekes maavar. Es un puente, una ceremonia que te traslada, al final de Yom Hazikaron, desde el día del recuerdo hasta el día de celebración de Yom Haatsmaut. Esa es una transición difícil. Pero, en la mayoría de los años, la alegría de Yom Haatsmaut no es difícil de aceptar. El reconocimiento apropiado de quienes han caído nos permite  celebrar. Después de todo, ellos cayeron para que podamos tener esta tierra como nuestra.

Este año siento que la reunión comunal es el lugar para estar. Es un grupo israelí. Todos: no hice una encuesta, pero no es necesario, ya que todos han tenido una pérdida, un soldado caído, alguien asesinado o herido. No sé como será esta reunión . Habrá cientos de personas, no una  multitud de habla  inglesa. Me pidieron que tocara  algo en mi clarinete como parte de esta reunión de Transición y no estoy seguro de cómo será. No me pongo nervioso por tocar, sino por cómo me  sentiré. Porque a veces es abrumador.

Esta noche nos reunimos  algunos músicos voluntarios. Para comentar cómo será el Hallel. Una vez que nos adentramos en el Yom Haatsmaut, el espíritu de alegría del día de la independencia. ¿Cuánta alegría? ¿Mucha? O no tanta. Me encontré saboreando la anticipación de esta alegría y pienso que la necesitamos.

Porque el 7 de octubre flota en el aire. No lo niego. Nosotros tampoco deberíamos hacerlo. Es nuestro mundo. Empujado sobre nosotros. Pero al mismo tiempo, no veo, al menos entre quienes lo asocio, ningún debilitamiento del orgullo por nuestros Estado. Cuando nos permitimos alejarnos, mirar hacia abajo desde la montaña, sentimos un enorme orgullo y privilegio. Este país es extraordinario. Es un regalo de la historia  judía. Y nosotros estamos aquí. Ese sentimiento también flota  en el aire. Especialmente nosotros, los olim (nuevos inmigrantes): nunca  salimos de la luna de miel. Nos sentimos privilegiados. Sonrió una parte de un capítulo glorioso de nuestra historia. Y orgullosos de haber enfrentado nuestro destino al de este país.

Y así estoy seguro que será también este año. La depresión, el abismo, lo bajo de Yom Hazikarón será muy profundo. Pero el orgullo de Yom Haatzmaut permanecerá intacto. Complicado pero intacto. Pasaremos del dolor al orgullo. Esto es lo que hacemos. Hay lugar en nuestros corazones para el dolor punzante y el orgullo prodigioso.

Que vivamos para ver el día en que las pérdidas de Yom Hazikaron disfruten del amigo el tiempo, cuando las pérdidas hayan pasado hace mucho tiempo y ya no existan, y podamos cantar Hallel, disfrutando del resplandor de la bendición de nuestro estado en paz y tranquilidad.

Sinceramente,

Rav Reuven Tradburks

Director de Majon Milton

Comments

comments