UN SEDER SEFARDÍ DE ROSH HASHANÁ

UN SEDER SEFARDÍ DE ROSH HASHANÁ

Cuando se trata de Rosh Hashaná, las familias de origen sefardí y mizrají, como la mía de Calcuta, India, tienen un secreto para compartir con el resto del mundo judío: un séder distintivo de Año Nuevo mucho más allá de las manzanas bañadas en miel. En la primera noche de la festividad, llevamos a cabo una ceremonia especial en casa durante la cual recitamos bendiciones sobre una variedad de alimentos que simbolizan nuestros deseos para el próximo año.

Todas las bendiciones de este ritual comienzan con las palabras yehi ratzon (que sea la voluntad de Dios), y todas piden dones divinos de generosidad, fuerza y ​​paz. El ritual se conoce como seder (orden) porque las bendiciones se recitan en un orden específico. Irónicamente, ese orden varía según la costumbre y la comunidad.

Los orígenes del ritual se remontan al Talmud (Horayot 12a), donde Abaye habla de los presagios que tienen significado y sugiere que al comienzo de cada nuevo año, las personas deberían adquirir el hábito de comer los siguientes alimentos que crecen en profusión y así simbolizan la prosperidad: calabaza, una verdura parecida a un frijol llamada rubia, puerros, remolachas y dátiles.

Es difícil rastrear cómo evolucionó la ceremonia desde esa mención talmúdica hasta su forma actual. Según la autora del libro de cocina Gilda Angel (Cocina festiva sefardí), “Se cuenta que cuando el erudito babilónico Hai Gaon (939-1039) salió de la sinagoga en Rosh Hashaná, sus alumnos le traían una canasta llena de diferentes frutas sobre las cuales recitaba varias bendiciones y versículos bíblicos.” El rabino de Baghdadi Hakham Yosef Hayyim (1832-1909) menciona la ceremonia en su compilación de la ley y la práctica judías.

Al igual que el seder de Pésaj, donde los alimentos como las hierbas amargas y la matzá simbolizan el sufrimiento y la libertad, en el seder de Rosh Hashaná los alimentos que comemos también se convierten en recipientes de significado. Cada comida simboliza un buen deseo para el próximo año, y antes de consumir cada comida hay una bendición especial para recitar, muchas de las cuales son el resultado de juegos de palabras con el nombre hebreo o arameo de la comida. Con cada bendición, el aspecto mundano de la comida se adorna con un sentido de santidad, conmoción e incluso humor.

SI QUIERE SEGUIR LEYENDO, VISITE EL ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS:

A Sephardic Rosh Hashanah Seder | My Jewish Learning

Comments

comments