Parasha Mishpatim

Parasha Mishpatim

Autor: Rav Reuven Tradburks

Traducción: Regina Prizont

La primera mitad de la parashá Mishpatim contiene 51 mitzvot en 86 versículos. Esta es la esencia de la ley civil. La segunda mitad de la parashá regresa a la narración describiendo la inminente entrada a la tierra de Israel. Moisés asciende a la montaña para recibir las tablas de la ley.

¿Por qué se interrumpe esta narración con la presentación de la ley civil? La parashá anterior describe el drama del Monte Sinaí. El final de la parashá continúa esta historia. ¿Por qué interrumpir la historia con la ley civil?

Porque esta, absolutamente, no es una interrupción del hilo de la historia. El hilo de la historia es el trayecto a la tierra de Israel. Quiero decir, es enteramente, el hilo de la historia de la Torá desde los tiempos de Abraham. Se le dijo a Moisés al pie de la zarza ardiente que D-os sacaría al pueblo de Egipto para traerlo a la tierra de Israel. Salimos de Egipto. Es hora de hacer el viaje a la tierra.

Pero no es sólo un viaje a la tierra. Es un trayecto a una nueva vida; una sociedad judía en le tierra de Israel. No sólo estamos saliendo de Egipto, estamos yendo a nuestra tierra y nuestra propia sociedad. Pero esa sociedad que construiremos, no la monten como la de Egipto. Dejen atrás la sociedad de Egipto. Nuestra sociedad judía no debe parecerse en absoluto; estamos construyendo la antítesis de la sociedad de Egipto. Dejen atrás el abuso de esclavos, la frívola indiferencia por la vida humana (niños en el río), el excesivo uso de fuerza física (el amo de esclavos).

Nuestra sociedad judía respetará la vida, respetará a los demás, respetará la propiedad ajena, y construirá una sociedad de bondad y justicia. En ese sentido, tiene lógica comenzar la descripción de la marcha hacia la tierra con la descripción de nuestra sociedad judía cuando lleguemos allí. Y veremos que será basada en las mismas asuntos en que falló la sociedad egipcia: esclavitud, violencia física, transgresión de la propiedad.

Para darle estructura a los 51 mitzvot, presento cada sección con un título sobresaliente para presentar el tópico de las siguientes leyes.

1ª Aliya (21:1-19) Y estas son las leyes que debes enseñarles. Las leyes de esclavos: un esclavo judío es liberado después de seis años de trabajo. Si él lo elige, puede prorrogar su esclavitud permanentemente. El amo o su hijo puede casarse con una esclava. Si ellas así no lo desean, son liberadas al alcanzar la pubertad. Violencia física que resulta en una muerte, se castigará con la muerte, así como el asalto de los padres, secuestro, maldición a los padres. Para un asalto físico que no resulta en muerte, se debe pagar por daños, desempleo, y costos médicos.

Aunque es inusual comenzar la ley civil con la ley de los esclavos, si nuestra ley civil está basada fundamentalmente en lo que fracasó en Egipto, el tratamiento apropiado de esclavos sería lo primero que apreciarían los esclavos recientemente liberados. Y respeto por la vida humana.

2ª Aliya (21:20-22:3) Violencia física que resulta en un pago monetario: asalto de esclavos, de una mujer embarazada resultando en la pérdida del embarazo. El asalto a un esclavo que resulta en la pérdida de un ojo o un diente le otorga libertad al esclavo. Muerte causada por mi propiedad o mis actos: un buey que ataca con los cuernos resultando en la muerte de una persona, la muerte de un animal causada por un pozo excavado por mí, o como resultado de un buey embistiendo a otro. Robo y la venta o matanza de animales, requiere una devolución de cuatro a cinco veces del valor de la pérdida. En un robo clandestino, si se mata al ladrón, se considera que el autor actuó en defensa propia. El castigo por robo es doblar el valor del objeto robado.

La sociedad judía, a diferencia de nuestro tratamiento a manos de los egipcios, estará basada en el respeto de la gente. Respeto por la vida misma. Respeto por su dignidad. Y respeto por su propiedad. El tema de esta aliya no es de un toro embistiendo a otro; es de la gente tomando responsabilidad por su propiedad. Si mi propiedad daña a la tuya, yo me responsabilizo totalmente. La gente respetando la propiedad de los demás.

3ª Aliya (22:4-25) Daño a la propiedad causado por mi propiedad: el daño a tu propiedad debe ser indemnizado si fue causado por mis animales pastoreando, o por un fuego encendido por mí en mi propiedad; leyes de indemnización por la pérdida de tu propiedad mientras está a mi cuidado o en préstamo. Abuso de poder: seducir a una mujer soltera, dar muerte a los hechiceros. Si alguien oprime al extranjero, viuda, o huérfano y se dirigen a Mí, sus mujeres serán viudas y sus hijos huérfanos.

Regresando al tema de rechazar las reglas de la superpotencia de Egipto; el poder no otorga privilegio. Hay gente que tiene poder. Y otra gente que no lo tiene. El extranjero, la viuda, y el huérfano no tienen poder, están solos, no tienen a nadie que abogue por su causa. No te aproveches de su falta de poder. Yo, dice D-os, soy el Defensor de aquellos que no tienen poder. Es posible que no tengan a quien dirigirse. Pero siempre me tendrán a Mi. Ustedes que tienen poder y se aprovechan de los que no lo tienen; ustedes me tendrán que rendir cuentas a Mí.

4ª Aliya (22:26-23:5) Buenos ciudadanos: no maldigan a los jueces o a los gobernantes, no demoren sus obligaciones, ni se unan a los que engañan para pervertir la justicia, ni sigan a la mala muchedumbre en las disputas. Vecinos útiles:los que retornan un animal perdido, ayudan a aliviar a un animal atado, incluso cuando es de su enemigo.

La falta de balance en Egipto que alimentó el resentimiento a los que estaban en el poder no es para nosotros. No se trata de nosotros contra los líderes. Nosotros somos ellos, respeten a los que están en el poder, porque ellos nos atienden. Nuestra sociedad debe ser cooperativa para el bien de todos nosotros. Y mejorar la vida de los demás, no es solamente la responsabilidad del gobierno. Todos tenemos que mejorar la vida de los demás. Regresar los artículos perdidos, aliviando la carga de los demás.

5ª Aliya (23:6-19) Justicia: No envilezcan la justicia- al pobre o débil con mentiras, con sobornos; y al extranjero, porque ustedes fueron extranjeros en Egipto. Los límites del hombre en el mundo de D-os: trabajen la tierra por seis años, en el séptimo déjenla para el pobre. Trabajen seis días, den descanso a sus obreros en el séptimo. Observen tres festivales de peregrinación: Pesaj, Shavuot, y Sukot. No vengan con las manos vacías.

Esta lista detallada de lo que llamaríamos ley civil, termina con Shmita, Shabat, y los festivales. La base de una sociedad judía es el reconocimiento de los límites del hombre y de nuestra sociedad con D-os. Nosotros trabajamos, pero la tierra es de Él. Nosotros empleamos trabajadores, pero todos le servimos a Él. Nuestra agricultura está marcada por festivales, para que moderemos nuestra búsqueda de riquezas por el bien de la riqueza y que la contengamos con servirlo a Él.

6ª Aliya (23:20-25) Camino hacia la tierra: Yo envío Mi ángel para que los guíe hacia la tierra de Israel. Lealtad a lo que Yo digo les asegurará su establecimiento exitoso en la tierra. No le rindan culto allí a los ídolos, más bien sirvan a D-os y disfrutarán de bendiciones y salud en la tierra.

La lista de los mitzvot termina y la narración continúa. Estamos en camino a la tierra de Israel con una visión de cómo se verá esa sociedad. En poco meses, estaremos estableciendo una nueva sociedad judía en la tierra de Israel. Después de escuchar los mitzvot, ahora sabemos de qué manera será una sociedad judía- una basada en justicia, respeto, responsabilidad, y benevolencia.

7ª. Aliya (23:26-24:18) Sus opositores en la tierra se acobardarán. Yo ocasionaré que se vayan lentamente, tomándose su tiempo, para que la tierra no esté solitaria cuando ustedes lleguen. No hagan pactos con la gente de la tierra; a menos que idolatren a sus dioses, ellos no querrán vivir con ustedes. Moisés subió a la montaña y escribió las palabras de D-os. Construyó un altar al pie de la montaña; se ofrecieron sacrificios. Leyó las palabras del convenio; el pueblo respondió que harían totalmente todo lo indicado. Se salpicó sangre como un convenio. Moisés ascendió con Aarón, Nadav, Avihu, y setenta ancianos; percibieron zafiro, la pureza de los cielos. D-os llamó a Moisés a la montaña para entregarle las tablas de la ley, la Torá, y los Mitzvot. La nube de D-os estaba en la montaña, la visión de D-os como un fuego consumidor. Moisés estuvo allí, 40 días y 40 noches.

Se le presta poca atención a la última aliya de una parashá. ¿Pero, este último párrafo? Zafiro, visión de pureza del cielo, una nube y fuego en la montaña. Mientras que a menudo no enfocamos en el contenido de los Diez Mandamientos en Sinaí, en la Torá se le presta mucha más atención al drama de la experiencia; ambas en Yitro la semana anterior y en esta descripción. La experiencia en Sinaí es atemorizante. La gente se sintió insegura, atemorizada, indigna, abrumada, confundida. Desean un D-os cercano y benevolente, pero posiblemente están pensándolo de nuevo viendo el poder y el alcance que significa tener un D-os cercano. Esta visión celestial, siguiendo la ley civil, crea la doble naturaleza del judío: atisbando lo desconocido, el elevado, efímero mundo de los cielos. Mientras viven en este mundo terrenal donde mis animales destruyen tu propiedad. Alcanzando los cielos. Caminando sobre la tierra.

Comments

comments