PARASHÁ VAYELEJ

PARASHÁ VAYELEJ

Por el Rav Reuven Tradburks

Parashá Vaieilej

Vaieilej es la parashá más corta de la Torá. Toda la parashá es un capítulo de 30 versículos.

1ª Aliya (Devarim, 31:1-3) Moisés va y le habla a todo el pueblo. Tengo 120 años. No los traeré a la tierra; D-os los guiará. Y Josué los guiará. Moisés recalca que no hay ningún líder indispensable. D-os guía. Josué tomara su papel como líder, pero en sociedad con lo Divino.

La parashá se llama Vaieilej por la primera palabra. Moisés fue. ¿A dónde fue? El Ibn Ezra dice que fue a cada tribu para informarles que él no los guiará, que está por morir, y para bendecirlos. La cortesía con que Moisés se va es admirable: he hecho lo que he hecho. Ahora es el momento de que Josué guie el próximo capítulo.

2ª Aliya (31:4-16) D-os hará por ustedes lo que Él hizo con Sijón y Og. Sean fuertes y firmes, no tengan miedo y no se preocupen; D-os estará con ustedes. El no los dejará solos y no los abandonará.

Los versículos son instructivos. Moisés repite la necesidad de ser fuerte, de no preocuparse, y de que D-os no los abandonará. La duplicación de las términos es la manera en que Moisés está diciendo que no será fácil. No piensen que el convenio con lo Divino hace la vida fácil como un paseo por el parque. Mientras que Él está con ustedes, tienen que participar activamente en su propio destino.

3ª Aliya (31:7-9) Moisés llama a Josué y frente a todo el pueblo le encarga que sea fuerte y que tenga valentía. Porque D-os estará contigo, no te abandonará, de modo que no temas. Y Moisés escribió la Torá y se la dio a los portadores del Aron.

Moisés lo alienta mucho a Josué: se jazak, fuerte, y amatz, poderoso. No temas. Aunque Moisés acaba de decir exactamente lo mismo al pueblo, él le asegura el éxito a Josué. Moisés se dirige a los temores de Josué. Porque, aunque hay una promesa al pueblo judío, quien sabe si yo, Josué, me merezco ser su líder. Tal vez no soy digno de eso. Esa es la sana humildad que todos los líderes deberían exhibir. ¿Quién soy yo para guiar a esta gran nación?

4ª Aliya (31:10-13) Hakhel: Cada siete años, durante Sukot, cuando todo el pueblo de Israel se reúne, lee esta Torá, así todos aprenderán a temer y a cumplir la Torá.

Después de alentar a Josué, Moisés escribe la Torá, y aprendemos la Mitzva de Hakhel- la lectura pública de la Torá cada siete años. Y aunque Hakhel es una Mitzva importante, su aparición aquí es curiosa. Moisés está en transición. Se está yendo. Josué está siendo nombrado. ¿Por qué poner aquí la Mitzva de Hakhel, de leer y enseñar a la gente a temer a D-os? Tal vez, y esto es sólo una suposición, la Mitzva de Hakhel no es para enseñar al pueblo, pero para enseñar al Rey. El Rey debe leer la Torá frente al pueblo. Tal vez esta es la versión de la Torá de la picazón de los siete años. Los líderes, los negocios, las instituciones, a menudo se mueven en ciclos de siete años. Despues de siete años, haz un inventario. ¿Dónde estás? ¿A dónde te diriges? ¿Estas en la pista? Moisés lo instruye a Josué. Debes guiar a la gente. Servirle a D-os. Te ocurrirá mucho como líder que te haga tener demasiada confianza, altanero, tal vez temeroso, pesimista. Cada siete años toma la Torá y léela, haz un inventario públicamente. Recomienza frente a todo el pueblo. Cuando vean eso, ¡qué ejemplo de lección! Ellos también recomenzarán para servir a la gente y a D-os.

5ª Aliya (31:14-19) D-os llama a Moisés y a Josué. Aparece una nube. Él dice: esta gente buscará ídolos y abandonará mi convenio. Yo los dejaré. Yo esconderé mi Cara y ellos sentirán que los abandoné. Con seguridad que Yo Me ocultaré de ellos. Escribe este canto. Enséñales, para que sea un testimonio para ellos.

Esta aliya se vuelve dura. Ahora no es Moisés hablando, pero es D-os hablándoles a Moisés y a Josué. Los judíos se rebelarán. Y Hashem se retirará, dejará a los judíos que sufran las consecuencias que acontecerán. El mayor misterio teológico está incluido en este versículo: “Yo ocultaré Mi Cara de ustedes”. Escalofriante. Y se repite: con certeza ocultaré Mi Cara. El mayor desafío teológico de nuestro tiempo, la increíble tragedia del Holocausto tiene que luchar con este eclipse Divino, Ocultando Su Cara. ¿Cuándo y porque oculta Su Cara? La Torá lo dice, pero no lo explica. Y mientras que la historia judía está repleta de tragedias, aparentemente momentos de eclipse Divino, por lo menos en nuestros tiempos nos confortamos con lo opuesto: nosotros, los que hemos regresado a Su tierra, nos reconfortamos con el Resplandor de Su Cara.

6ª Aliya (31:20-24) Yo traeré al pueblo a la tierra, pero ellos responderán a su éxito con rebeldía. Que este canto esté listo cuando esto ocurra. Moisés escribió el canto y se lo enseñó a la gente. Nuevamente le encargó a Josué que fuera fuerte.

Pareciera que Moisés es generoso con Josué. Como si dijera: “Cuando las cosas se ponen feas, no asumas la culpa. Todo lo que puedes hacer es guiar. Si la gente te sigue o si se rebela, no es por tu obra. Se fuerte”. Generosidad hacia el próximo líder, haciendo todo lo posible para ayudarlos a tener éxito, es el signo de un líder que no guía para su propio ego, y que no quisiera que el próximo líder sea mejor que él, pero es el signo de un líder que sirve a su gente y sólo quiere su éxito.

7ª Aliya (31:25-30) Moisés le ordena a los Levitas que pongan la Torá en el costado del Aron, como un testimonio permanente. Porque yo conozco a esta gente y son obstinados y ariscos. Junten a todos los líderes de modo que pueda dirigirme a ellos, porque estoy seguro de que después de mi muerte, habrá deslealtad. Y Moisés dijo las palabras del canto a la gente.

El canto al cual Moisés se refiere una y otra vez pareciera ser Ha’azinu en la próxima parashá. La historia tendrá su parte de sorpresas. Pero habrá extensiones de la historia, que, aunque trágicas y llenas de sufrimiento, no deben ser crisis teológicas. En el amanecer de nuestra historia, ya estamos esperando lo inesperado, enfrentando la historia con un sobrio sentido de éxito y desafío.

Comments

comments