Parashá Va´etjanán

Parashá Va´etjanán

Por el Rav Reuven Tradburks

1ª Aliya (3:23-4:4) Le supliqué a D-os que me deje entrar en la tierra. Se negó: sube a la montaña y contempla la tierra en la cual no entrarás. Dale el cargo a Josué porque el guiará a la gente. Ahora, Israel Shemá, escucha los mandamientos así podrás quedarte en la tierra. Ya vieron lo que pasó en Baal Peor; aquellos que siguieron a Baal Peor fueron castigados, mientras que los que no lo siguieron, sobrevivieron.

En esta Aliya el discurso de Moisés gira, En la Parashá Devarim, el habló de la marcha hacia la tierra: el traspié de 40 años por los espías, la marcha reanudada y las victorias sobre Sijón y Og. El tema era la marcha hacia la tierra. En realidad, esta parte de la aliya debiera estar en la parashá de la semana pasada. Yo también quiero entrar en la tierra, pero D-os se negó, permitiéndome sólo un vistazo. Entonces comienza el próximo tema en el discurso de Moisés: la vida en la tierra. Tal vez el rechazo de D-os de permitir la entrada de Moisés en la tierra, es el preámbulo perfecto para hablar de la vida en la tierra. Sepan esto: vivir en la tierra es un regalo, un regalo Divino. El da. Y el saca. No pueden reclamar por este regalo. Yo lo sé por experiencia propia. Vivan de manera de merecerlo.

2ª Aliya (4:5-40) Guarden los mandamientos, porque son sabios. Las naciones mirarán los mandamientos y dirán: que gente sabia. Y, ¿quién tiene un D-os que es tan cercano como el nuestro lo es con nosotros? O, ¿quién tiene leyes nobles como nuestra Torá? Recuerden el día en Sinaí, la montaña encendida con fuego, y la oscuridad de la nube. La voz emanaba, pero no había una forma. No hagan imágenes. Yo les enseñé las mitzvot (mandamientos), guárdenlos porque es el convenio que D-os les exigió. Sus descendientes harán imágenes y serán exiliados, arrojados a los extremos de la tierra, sirviendo allí a los ídolos. Regresarán a D-os, buscándole con todo sus corazones. El no se olvidará de Su convenio. ¿Hay alguna otra gente que escuchó la voz de D-os en medio del fuego? ¿U otro que sacó a Su gente, con maravillas del medio de otra? Sepan, y tómenlo muy en serio que no hay otro aparte de D-os.

Moisés enfatiza que hay dos cosas únicas que nosotros disfrutamos: nuestro D-os y nuestra Torá. Otras naciones reconocen esto. El mensaje implícito aquí es: ¿por qué correr detrás de otros dioses y otras religiones cuando la de ustedes es tan profunda que otras naciones la reconocen? Si ellas ven nuestra religión como profunda, nosotros deberíamos hacer lo mismo.

3ª Aliya (4:41-49) Moisés eligió tres ciudades de refugio al este del Jordán, para los matan accidentalmente. Moisés enseñó estas leyes al este del Jordán en las tierras ya conquistadas. Estas tierras conquistadas se extienden desde el Mar Muerto hasta el Monte Hermón.

Moisés eligiendo tres ciudades de refugio en la orilla este del Jordán es su confirmación del derecho de los Bnei Gad, Bnei Rubén, y medio Menases de establecerse allí. El Rav Yoel Bin Nun sostiene que esta área tan extensa sobre el Jordán se convierte en parte de la tierra prometida. En la primera aliya se le dice a Moisés que ascienda a la montaña y mire al oeste, norte, sur y este. Mirando al este sería apartar la vista de la tierra de Israel. ¿Por qué mirar allí? Por lo tanto, el mantiene que las derrotas de Sijón y Og, fueron el comienzo de la conquista de la tierra y se convirtieron en parte de Eretz Israel (tierra de Israel). Moisés mira hacia el este porque esas tierras también son parte de Eretz Israel. Moisés participa, por lo menos al principio, de la conquista de la tierra de Israel.

4ª. Aliya (5:1-18) Monte Sinaí. Moisés llama a la gente: Shemá Israel a los mandamientos porque nuestro D-os hizo un convenio en Sinaí. Lo hizo con ustedes, cara a cara, desde el fuego. Yo lo comuniqué porque ustedes tenían miedo. Y El dijo: Yo soy D-os que los sacó a ustedes de Egipto. No hagan imágenes. O tomen Mi nombre en vano. Cuiden el Shabat como un día de descanso para recordar que fueron esclavos en Egipto. Honren a su padre y a su madre. No asesinen, ni comentan adulterio, roben, den falso testimonio, codicien. 

Moisés describe la entrega de la Torá en Sinaí. Haciendo esto, enfatiza el brit, el convenio. Es este convenio que alienta el resto del libro. Hay dos convenios: el brit (pacto) con Abraham en que sus descendientes recibirán la tierra. Y el convenio en Sinaí, que son los mandamientos que debemos guardar. El primer brit, de darnos la tierra, vino sin grandes expectativas. No así el segundo brit. Y eso es lo que ahora, Moisés está enfatizando. No paren con el primer brit, está atado al segundo. La entrega de la tierra está ligada a los mitzvot. No es dependiente de ellos. Desde Bereishit, que suena que la promesa de la tierra no tiene expectativas. Pero el éxito en la tierra está ligado con el segundo brit, con las mitzvot. La promesa de la tierra nunca se desvanece, el éxito en la tierra sí. Moisés presenta este tema aquí, al principio de su largo discurso para la gente, y este es el tema que va a sobresalir a través del resto de la oratoria.

5ª. Aliya (5:19-6:3) Cuando escucharon estas palabras en medio del fuego y la nube tuvieron miedo. Se me acercaron y dijeron: ahora sabemos que el hombre puede escuchar la voz de D-os, pero tenemos miedo de morir. Moisés, tu escúchalo a Él, nosotros no. D-os estuvo de acuerdo y me dijo: tu estarás ante Mí, y te diré todos los mandamientos para cuidar en la tierra. La palabra Shemá (escucha) aparece ocho veces en los primeros siete versículos de esta aliya. La gente oyó la Voz en Sinaí, pero tuvo miedo. Así que Moisés, tu escúchala por nosotros. Y D-os escuchó la sugerencia y dijo que era buena. Está bien, Moisés escuchará la voz de D-os. Pero quien oye no es el tema. El tema es quien escucha. Quiero decir, quien oye la voz con su oído, ese puede ser Moisés. Eso está bien. Pero quien la oye, quiero decir escucha, lo asimila, lo entiende, lo acepta, ese eres tú. Por lo tanto, el último versículo de la aliya, ocho versículos después regresan a Shemá: Shamata Israel, escuchaste Israel, y por lo tanto cuida los mandamientos. Hay oído y hay oído. Moisés es tu audífono para oír, pero ustedes son los que tienen que escuchar.

6ª. Aliya (6:4-25) Shemá. Shemá Israel. D-os es uno. Amarás a D-os y lo tendrás en tu corazón constantemente, enseñándoles a tus hijos, hablando eso en todos los tiempos y en todos los lugares. Envuélvete con tu amor a D-os, déjale guiarte a ti y a tu hogar. Cuando entres a la tierra, encontrarás cosas que no construiste: ciudades grandes y buenas, hogares llenos de cosas maravillosas, cisternas, viñedos, surcos de olivos. Pero tengan cuidado de no olvidarse de D-os. Témanle, Sírvanle. Hagan lo que es moral y bueno en sus ojos, y Él les hará bien. Cuando sus hijos les pregunten por todos estos mandamientos díganles: éramos esclavos en Egipto, D-os nos sacó para darnos esta tierra. Estos mandamientos son para cultivar Su temor y traernos mérito, para cuidarnos en esta tierra.

Aunque amamos la primera línea de Shemá, es la segunda que tiene el énfasis del párrafo. Amor a D-os. Todo tu corazón, tu alma, tu fuerza. Estamos acostumbrados a decir esta línea y nos entumecemos frente a su poder. Moisés le habla al pueblo: inviértanse en esto. Pongan todo lo que tienen en esto. Sin inhibiciones. El amor a D-os tiene que prevalecer en toda tu vida, vertiéndose sobre tus hijos, colándose en tus viajes, tus acciones, tus pensamientos, tu hogar. ¡Alas! No es sorprendente que este párrafo es el corazón de nuestro rezo diario. Tenemos que estar obsesionados con D-os. Moisés es claro como el agua aquí: ama a tu D-os con todo tu corazón, alma y fuerza. Todo comprometido.

7ª. Aliya (7:1-11) Cuando entren a la tierra, conquisten a las siete naciones. No hagan pactos con ellos. No se casen con ellos porque eso los llevará a la idolatría. Ustedes son la gente sagrada    de D-os. No porque son numerosos, pero porque Él los ama he hizo un convenio con ustedes. Sabe: Él guarda su pacto. Ustedes cuiden los mandamientos.

Alex Israel hace un comentario incisivo (en un shiur (clase) del Beit Hamidrash virtual). Hay dos tipos diferentes de idolatría. Nos dicen en los diez mandamientos que no hagamos imágenes. En otras palabras; incluso si crees en D-os y quieres una imagen, no lo hagas. El D-os correcto sin representaciones. Aquí nos dicen que tengamos cuidado de servir a otros dioses. Los dioses equivocados. Esta es la atracción de pertenecer a un grupo. Cásate con una mujer, júntate a su grupo de fe, disfruta del compañerismo, la camaradería, el pertenecer a una comunidad de fe. Hay muchos elementos maravillosos y satisfactorios en cualquier comunidad de fe. Pero. Eso es una violación completa de tu relación única con D-os (además de las locuras de estos dioses). No es la mente lo que te atrae, es la comunidad que viene con la esposa. Casarse con un no-judío comienza el proceso de idolatría. Por lo tanto, evita el matrimonio mixto.

Comments

comments