Parashá Shelaj

Parashá Shelaj

Por Rav Reuven Tradburks

1ª. Aliya (Bamidbar 13:1-20) Se le indica a Moisés que envíe líderes, uno por tribu, a recorrer la tierra. Los nombres de los líderes están anotados. Deberán viajar del Negev, al área montañosa. Para ver la tierra, la gente, las ciudades y la fertilidad, evalúen y traigan de regreso el producto de la tierra.

Mientras que en la parashá de la semana pasada, la marcha a la tierra de Israel comenzó con alteraciones, en estos versículos la entrada a la tierra es inminente. Y, realmente ha comenzado. Porque esta es la primera vez que los judíos entran a la tierra desde los tiempos de Ya’akov centenares de años antes. El envío de los espías, aunque comenzó de una manera simple, se convertirá en una de las historias primordiales de la Torá; la historia del fracaso nacional.

2ª. Aliya (13:21-14:7) Así viajaron, entrando por el sur, viajando al norte hacia Hebrón, donde vivían descendientes de los gigantes. Juntaron uvas, granadas e higos, regresando después de 40 días, reportándose a Moisés, Aarón y a la gente, mostrándoles las frutas. Dijeron: es una tierra de leche y miel. La gente es fuerte, las ciudades están altamente fortificadas, y vimos gigantes. Muchas naciones viven allí, incluyendo Amalek. Caleb interrumpió: Vamos y tomemos esta tierra, nosotros podemos hacerlo. Los otros contestaron: no, no podemos. Calumniaron a la tierra diciendo que somos saltamontes en los ojos de la gente de la tierra. La gente desafió a Moisés y a Aarón: mejor hubiésemos muerto en Egipto o aquí en el desierto antes que morir tratando de tomar la tierra. Moisés y Aarón están desanimados, rasgan sus ropas. Josué dice: la tierra es muy, muy buena.

El plan se descarrila. Rápido. Nos pediste que hagamos un reconocimiento de la tierra: es exuberante. La gente: gigantes. Las ciudades: fortificadas. La fertilidad: frutas enormes. Se entiende que la gente tiene miedo: todo es más grande que nosotros. Incluyendo el plan de marchar y tomar esta tierra: eso también es demasiado grande para nosotros. Mientras que Caleb y Josué tratan de mover positivamente el impulso, Moisés y Aarón se portan como dolientes. D-os ha extendido Su mano, le prometió la tierra a Abraham, nos sacó de Egipto, se nos acercó en Sinaí, nos extendió una mano invitándonos al Mishkán, se estableció Él mismo en el medio de nuestro campamento. ¿Y nos retiramos de Su mano extendida? Moisés y Aarón están devastados. Él hace todo por ustedes ¿Y ustedes lo rechazan?

3ª. Aliya (14:8-25) Josué dijo: si D-os quiere, Él nos llevará allí. Pero no se rebelen contra Él. La gente quería apedrearlo. D-os le dijo a Moisés: Después de todos los milagros que he hecho, ¿Cuánto tiempo me irritará esta gente? Los eliminaré y te daré una gran nación. Moisés dijo: No puedes hacer eso. Parecerá que te falta poder para traerlos a la tierra. Abstente, D-os, y se misericordioso. D-os dijo: los perdono como tu has dicho. Pero. Esta gente que fueron testigos de todos los milagros y ahora se quejan, no entrarán en la tierra, excepto Caleb.

Esta historia de los espías es una de las dos en la Torá que muestra un fallo nacional; la otra es la del becerro de oro. En realidad, Su respuesta aquí es casi idéntica a Su respuesta allí: Déjame eliminarlos y Te haré, a ti Moisés, una nueva nación. Y la respuesta de Moisés aquí también es idéntica a su respuesta allí: hacer eso engañará a la gente y pensarán que Tú no eres capaz de seguir adelante para traer la gente a la tierra. Moisés suplica; D-os cede. Esta no es la historia de un fracaso, es la historia del perdón. Igual que la historia del becerro de oro es una historia de perdón. Lo más profundo es el fracaso, lo más amoroso es el perdón.

Mas importante aún, este intercambio entre Moisés y D-os, es un vistazo detrás del velo. Y este es el poderoso significado de la historia. Porque ahora nos estamos embarcando en la historia judía, la marcha hacia la tierra. El comienzo de miles de años de historia judía. En preparación para esta marcha, la Torá ha delineado en gran detalle, que D-os está entre nosotros. De modo que todo tiene que funcionar perfectamente guiados por su nube. Sin embargo, la historia judía está repleta de fabulosos éxitos y trágicos fracasos. El camino será uno de picos y valles, ajustes y comienzos, construcción y terrible destrucción. ¿Cómo podemos nosotros entender Sus caminos? Con D-os en nuestro medio, ¿No tendría que funcionar mejor que esto? ¡Ah! Si pudiéramos atisbar detrás del velo y conocer Sus caminos.

Y esta es la historia. Esta historia es el vistazo detrás del velo. D-os quiere destruirnos. Moisés suplica. Somos salvados. Esta es la historia de lo que pudo haber sido, pero no fue. ¿Cuarenta años en el desierto parecen muy severos? Bueno, no comparado con la destrucción de todo el pueblo. Nosotros vemos 40 años como algo malo. No, no, no. Cuarenta años es generosidad. Perdón. Misericordia. Amor.

Debemos tener mucho cuidado en pensar que podemos inferir el camino Divino. Esta historia nos enseña: nunca sabemos lo que pudiera haber pasado, lo que hubiera sido posible. Podría haber sido la destrucción de nuestro pueblo. Fue solo una demora de 40 años.

4ª. Aliya (14:26-15:7) D-os le dijo a Moisés y Aarón que le digan a la gente: así como dijeron, así será. No entrarán a la tierra. Todos ustedes morirán en el desierto. Sus descendientes entrarán a la tierra. El número de días que han recorrido será el número de años en el desierto, 40 años. La gente se lamentó. Trataron de rectificar su error levantándose temprano para emprender el viaje, pero Moisés les advirtió que D-os no estaba con ellos. Sufrieron una derrota. Moisés les indicó: cuando se establezcan en la tierra y ofrezcan sacrificios, traigan harina, aceite y vino con las ofrendas. Eso le será placentero a D-os.

Mientras que se le dice a la gente que todos morirán en el desierto, también se le dice que entrarán en la tierra. Bueno, no ellos, pero sus descendientes. Este es el elemento crítico de esta historia: el compromiso de D-os con Su gente no ha cambiado. Su plan está solamente demorado. Esta es la historia del amor de D-os por Su gente. El calendario ha cambiado, pero el compromiso que Él ha hecho de traer Su gente a la tierra, está totalmente vigente.

5ª. Aliya (15:8-16) La cantidad de la ofrenda de harina, aceite y vino correspondiente a un toro es más alta que para una oveja. Todos traen degustaciones similares: una ley para todos.

Esta aliya pequeña es una continuación de la aliya anterior en donde se dan las cantidades de harina, aceite y vino para las ofrendas de ovejas y carneros. La aliya anterior no quería terminar con la tragedia de los espías. En cambio, terminó con la frase “un aroma placentero para D-os” En realidad, esta descripción de las degustaciones es para estimular. Ustedes entrarán a la tierra. Y ustedes ofrecerán sacrificios allí. Traerán harina, aceite y vino que acompañan las ofrendas. Estas son las mejores unidades del producto de la tierra. Siguiendo la sentencia de 40 años en el desierto, está la promesa que cosecharán trigo, aceitunas y uvas en sus tierras. Es posible que ahora estén sufriendo por el terrible pecado de los espías. Pero los esperan buenos momentos. Y Yo, dice D-os, deseo que se acerquen a Mi, con toda la nobleza de este momento en sus vidas: su mejor harina, el mejor aceite de oliva y la alegría del vino.

6ª. Aliya (15:17-26) A la entrada a la tierra, comienza la mitzvá (mandamiento) de separar jalá de la masa del pan. Si se comete un error, y como resultado todo el pueblo peca por accidente, se trae un sacrificio de toro por el pecado. Se otorga la expiación ya que la gente pecó accidentalmente.

El estímulo de después del pecado de los espías continúa. Ustedes entrarán en la tierra. Y ustedes tendrán pan, no maná. En la mitad de una crisis es difícil imaginarse que el humo se esclarecerá. Pero, lo hace. Y lo hará. Ustedes, personalmente, no llegarán a la tierra, pero el pueblo judío, si lo hará. Además, este pecado que ocurrió, este pecado nacional ha sido duramente castigado con 40 años en el desierto. Pero ocurrirán pecados nacionales y serán perdonados, no por un exilio nacional, pero por el sacrificio de un toro. Por supuesto que esto requiere admitir el pecado. Cuando ustedes están arrepentidos, dice D-os, estoy ahí para darles el perdón.

7ª Aliya (15:27-41) Una ofrenda de jatat, expía un pecado accidental. Sin embargo, el alma se corta de aquel que blasfema contra D-os. Se encontró una persona cortando madera en Shabat. Lo separaron ya que Moisés y Aarón no sabían que hacer con él. Les dijeron que debería ser condenado a muerte. Pon tzitzit en las esquinas de tu prenda para recordarte de cumplir con todos las mitzvot (mandamientos) y se sagrado para Mi.

El estímulo posterior al fracaso de los espías continúa. No todos los pecados son iguales. Los pecados son perdonados a través de un sacrificio por pecado. Otros son mucho más severos. Blasfemia es un rechazo de la verdadera raíz de la existencia judía; que marchamos por la vida con nuestro D-os. Así mismo la violación de Shabat; es un signo de nuestra relación en el convenio, que D-os y el pueblo judío tienen una relación especial. Aunque Shabat se menciona bastantes veces en la Torá, esta pequeña historia tiene resonancia hasta nuestros días. Continuamos en describir a alguien que es leal a la Torá y a las mitzvot, como Shomer Shabat (quien cuida Shabat) Como si dijésemos ¿Shomer Shabat? Eso lo dice todo

Comments

comments