Parashá Bealotejá

Parashá Bealotejá

Por Rav Reuven Tradburks

La Parashá Behaloteja es una parashá esencial y una de las más ricas de la Torá. En ella se completa la preparación de la marcha hacia la Tierra, aquí vamos, la marcha comienza. Es el giro de lo sublime a lo práctico, de lo ideal a lo real, de la teoría a la práctica. En otras palabras: la gente viene al frente con todas sus fallas. Hay quejas, desilusiones, mezquindad, disputas, frustraciones. Es vida comunitaria en tecnicolor. Y esa es su profundidad. Si suspendiéramos la Torá aquí, nos imaginaríamos que la vida judía es un cuento de hadas: D-os prometió la Tierra, nos saca de la esclavitud, nos da la Torá, quiere morar entre nosotros, crea un lugar para el encuentro del hombre con D-os, nos indica que días para nuestro encuentro con Él, y nos enseña en detalle como marchar en la vida con Él. Hermoso. Y entonces miraríamos a nuestras vidas- sintiéndonos sedientos, distantes, caóticos- ¿En dÓnde se encuentra Él? ¿En dónde está el orden, la coreografía? ¿El Mikdash? Pudiéramos sentir que la Torá es un cuento de hadas, de vivir con D-os de una manera que no nos es familiar. Pero entonces tenemos a Behaloteja y el resto de Bamidbar. Como si D-os dijese: les mostré el ideal. Y conozco muy bien sus complicaciones. Espero que algunos de ustedes no estarán satisfechos, estarán aburridos, celosos, resentidos, desconfiados, cautelosos, débiles. El hombre es muy, muy complicado. Yo, dice D-os, conozco esto muy, muy bien: Yo los hice de esa manera. El trabajo de ustedes como pueblo, es averiguar una manera de vivir alcanzando el ideal mientras vive con todas las torpezas del hombre: todas las diferencias, las divisiones, los esfuerzos, los talentos, las debilidades y las aspiraciones. Behaloteja nos asegura que el anhelo es por el ideal, mientras que la realidad es el manejo.

1ª. Aliya (Bamidbar 8:1-14) Se le indica a Aarón que prenda la Menorá. Se dan instrucciones con respecto a como los Levitas deben ser purificados e inaugurados a través de las inmersiones y ofrendas. Con estas resoluciones los Levitas serán separados para ser Míos.

Estos son los últimos versículos de la preparación comunitaria, nacional, de la marcha hacia la Tierra. Los Levitas servirán a los Cohanim.

2ª. Aliya (8:15-26) Los Levitas reemplazarán a los primogénitos que son Míos luego de la plaga de los primogénitos. Los Levitas ayudarán a los Cohanim a mantener la santidad del Mikdash. Serán inaugurados y purificados. Servirán entre las edades de 25 a 50 años, pero no ofrecerán los sacrificios.

Tal cual como los Cohanim y los líderes, la ceremonia de inauguración señala a los Levitas, que su condición especial no es sólo cuestión de privilegio; es servicio al pueblo y servicio a D-os. El sentido de derecho o privilegio es el veneno de la vida comunitaria, el sentido de servicio su elixir.

3ª Aliya (9:1-14) Moisés le indica a la gente que hagan Pesaj, en el primer mes del segundo año. Así lo hacen, aunque algunos no pueden cumplir por su Tumá (impureza). Lo cuestionan a Moisés en cuanto al por qué deben ser rechazados de traer el sacrificio de Pesaj después del contacto con los muertos. Moisés se ajusta a lo que D-os le dirá. Se le indica: todo aquel que no puede hacer Pesaj durante el tiempo indicado debido a Tumá o a distancia del Mikdash, puede hacerlo en el segundo mes.

Aunque el libro Bamidbar comenzó en Rosh Jodesh (principio de mes) del segundo mes del segundo año, tenemos aquí una descripción del primer Pesaj después de la salida de Egipto, que es en el día 14 del primer mes. Parecería estar fuera de orden. Y la descripción de las ofrendas de todos los líderes en Nasó, ocurrieron en los primeros días del primer mes. Pero la falta de orden es intencional porque quiere relacionar el comienzo de la marcha con la incertidumbre de Moisés y Pesaj. El tema de nuestro libro es la marcha a la Tierra de Israel. Las ofrendas de los líderes muestran su autopercepción: somos sirvientes de D-os, no egoístas. Así también al traer el Pesaj, somos todos, todos nosotros, sirvientes de D-os, no egoístas. Y la pregunta a Moisés de aquellos que son impuros es un presagio dramático. A pesar de que todo está perfectamente en su lugar- el campamento está listo, el Mishkán en el medio, los líderes son altruistas, la gente diligente- pero prepárense. Porque las cosas inesperadas son, en fin, de ser esperadas. Toda la planificación en el mundo no puede evitar lo esperado/inesperado de la vida. Y ese es el tema poderoso del resto de esta parashá, presagiado por la incertidumbre de cómo acomodar lo impuro y su Pesaj. Van a suceder cosas simplemente inesperadas.

4ª. Aliya (9:15-10:10) Durante el día la nube descendió sobre el Mishkán, por la noche apareció como fuego. Cuando se levantaba, la gente viajaba, donde se asentaba, la gente se asentaba. Podía mantenerse en un lugar por mucho tiempo o solo por una noche, o por unos pocos días o por un mes. La gente acampaba y viajaba por la señal Divina. Se le indicó a Moisés que haga dos trompetas de plata. Cuando se tocaban las dos, la gente se reunía, cuando se tocaba una sola, se reunían los líderes. La truá era señal de viaje, tekía de reunión. Durante tiempo de guerra, suenen truá, en tiempos de fiesta y alegrías, tekía.

Esta aliya describe de forma poética la travesía judía: guiada por lo Divino, mientras que es llamada por las trompetas. Es la asociación Divina/humana. Él llama, nosotros llamamos. De modo que, mientras somos guiados por D-os, somos nosotros los que manejamos a la gente. Y esto pronostica todo lo que está por venir; los asuntos desordenados de manejar a la gente.

5ª. Aliya (10:11-34) En el día 20 del segundo mes se levantó la nube; la gente viajó del desierto de Sinaí al desierto de Parán. El campamento viajó tal como le habían indicado, cada tribu en su posición indicada. Moisés le pidió a su suegro Jovev (Yitro) que viaje con ellos ya que su visión sería valiosa. Él resistió volviendo a su tierra. Viajaron por tres días.

Comienza la marcha a la tierra de Israel. Y Moisés es muy consiente de sus desafíos. Mientras que él es único trabajando lo Divino, su suegro Yitro demostró que su maestría manejando a la gente. Él desea desesperadamente la guía de Yitro para manejar lo inevitable, lo esperado inesperado. Aunque Moisés sabe los desafíos de la vida que le esperan, incluso él se sorprende de cuan rápido se presentan los desafíos de las debilidades humanas.

6ª. Aliya (10:35-11:29) Cuando viajaban, Moisés rezaba: D-os dispersa a Tus enemigos. Y cuando descansaban: Regresa la miríada de Tu Grandeza. La gente se quejaba, enojando a ambos, a D-os y a Moisés, con un fuego ardiendo al borde del campamento. Lo llamaron a Moisés; Moisés rezó y el fuego disminuyó. Un grupo demandó carne, recordando el pescado y los vegetales que comían libremente en Egipto: estamos secos solo con este Maná.

D-os y Moisés estaban enojados. Moisés se quejó: ¿Debo tenerlos como a los bebés? ¿Dónde encontraré carne para alimentarlos a todos? Yo solo no los puedo aguantar. D-os le respondió: junta a 70 ancianos. Les daré parte de tu espíritu y te ayudarán. Y Yo voy a proveer carne. El espíritu de D-os destiló hacia los 70 ancianos, Eldad y Medad continuaron la profecía.

Aquí comienza el resto del libro Bamidbar; el giro del mundo ideal con la guía Divina al mundo real de la complejidad humana. La primera queja llega rápidamente, y ni siquiera nos dicen cual es la queja. Porque la vida nunca será satisfactoria para todos. La segunda queja, la queja por la carne, es la falta de satisfacción del Maná. Es el aburrimiento. El deseo por el placer, el color, la variedad. Aunque sea obviamente una distorsión de la realidad: ¿Es el pasto en Egipto realmente más verde? ¿Era Egipto realmente tan placentero? D-os proveerá carne. Los ancianos darán ayuda. Pero ¿Con respecto al peso de acariciar a un infante que Moisés siente que ha sido cargado injustamente sobre él? Como señala mi amigo Samuel Goldin: eso Moisés, es liderazgo. ¿Ayudar a la gente como su nodriza? Esa es la suerte del líder. Deberás aprender eso por tu cuenta.

7ª. Aliya (11:30-12:16) Un viento trajo codornices, cubriendo la tierra. El lugar se llamaba Kivrot Hata’ava. Miriam y Aarón hablaron mal de la mujer de Moisés; Moisés era el más humilde de toda la gente. D-os le habló a Moisés, Aarón y Miriam, llamando a Aarón y a Miriam. A ustedes les hablo en sueños, no así a Moisés. Él y Yo hablamos cara a cara. Miriam contrae lepra. Moisés reza por su sanación.

Las quejas continúan, esta vez de una fuente inesperada: Aarón y Miriam. Este desafío es breve pero poderoso. Los desafíos, conflictos y desacuerdos que se presentan en la vida, no deben verse solamente como mezquindad y debilidad. Incluso los más grandes entre nuestra gente pueden tener desacuerdos con nuestros líderes. Esta es una perspectiva importantísima para todos los desafíos que vendrán, los seres humanos nunca estarán libres de desacuerdos o desafíos. No es solamente codiciando la carne. Es inclusive los más sagrados entre los sagrados, que legítimamente, pero aquí de manera incorrecta, cuestiona al más santo de nuestros líderes.

Comments

comments