Parashá Vayerá

Parashá Vayerá

Autor: Rav Reuven Tradburks

Traducción: Eliav Riera

Las amadas historias de la vida de Abraham se encuentran en nuestra parashá. Abraham alberga a los ángeles que han venido a contarle sobre el nacimiento de Itzjak. Di-s le dice a Abraham de la inminente destrucción de Sodoma; Abraham suplica en nombre de la ciudad. La ciudad de Sodoma es destruida, Lot se salva. De Lot y sus hijas nacen las naciones de Moav y Amón. Avraham vive en Gerar. Sara da a luz a Itzjak, Agar e Ishmael son enviados lejos. Avraham hace un pacto con Avimelech. La parashá concluye con la dramática historia de Akeidat Itzjak, la muerte cercana de Itzjak a manos de Abraham.

1ra Aliá (18: 1-14). Di-s se aparece a Abraham. Abraham recibe calurosamente a 3 hombres con una espléndida hospitalidad. Le anuncian que para esta época el año que viene Sarah tendrá un hijo. Ella escucha esto desde la tienda y se ríe, porque su capacidad para tener un hijo es cosa del pasado. Di-s protesta – es demasiado para Di-s – en este tiempo el año que viene habrás tenido un hijo.

Esta historia es un vistazo precioso al hogar de Abraham y Sarah. Corriendo para hacer lo bueno. Y toda la casa está en eso: Abraham, Sara, los jóvenes ayudantes. La hospitalidad, la preocupación por los demás y el hogar abierto modelado por Abraham se convierte en el paradigma de jesed para el pueblo judío.

Sarah se ríe de la noticia de que tendrá un hijo. Ella es reprendida por eso. Pero Abraham se rió de la misma noticia al final de la parashá de la semana pasada. No es reprendido. Rashi comenta allí: la risa viene en 2 formas. Simja, risa feliz. Y la risa de burla. Abraham se rió; guau, mira eso, yo 99, ella 90 – ¡y tendremos un hijo! Sarah se burló, soltó una carcajada: ¿qué? ¿Yo a los 90 y él a los 99? No lo creo.

Ella tiene razón. Sarah es la realista. Abraham el soñador. La historia judía necesitará de soñadores y realistas. Los Avot tienden a ser los soñadores; las Imahot, las mujeres, las realistas.

2da Aliá (18: 15-33). Los hombres parten hacia Sodoma. Di-s se convence a sí mismo de que no puede negarle a Abraham, el campeón de la justicia, su plan para destruir Sodoma. Abraham lo desafía: ¿Cómo puedes destruir al justo junto con el malvado? ¿Y cómo puedes destruir el lugar si hay gente justa presente? Abraham insiste en su punto.

Algo ha cambiado en la vida de Abraham. Cuando lo conocimos, le prometieron fama, fortuna y familia. Y la tierra de Israel. Recibió fortuna en Egipto, fama en la guerra de los 5 reyes y los 4 reyes. Esas eran promesas personales para él: tendría fama y fortuna.

Las otras 2 promesas aún no se han cumplido: la familia y la tierra de Israel. Esas no son promesas personales. Esas son históricas: el pueblo judío nacerá de ti y el pueblo judío heredará esta tierra de Israel. Se le ha prometido familia, durante 25 años. Y en repetidas ocasiones le fue prometida la tierra de Israel. Sin embargo, todas las promesas iban en una dirección: Di-s prometió a Abraham. Sólo con Milah se hizo una demanda a Abraham. Y ya no es una promesa amorfa de un niño, sino una inminente, en menos de un año.

Abraham siente que está pasando de receptor a maestro. Necesita ser el maestro de los caminos de Di-s para la próxima generación y todas las posteriores. Enseña la bondad con el ejemplo. Y necesita enseñar justicia, no solo justicia humana, sino también divina. El pacto con Di-s del Milah es una invitación de Di-s a participar. Y la participación de Abraham lo hace.

3ra Aliá (10: 1-20). Los hombres viajan a Sodoma. Lot los convence para que se queden con él. Los hombres de la ciudad se oponen a la presencia de estos extranjeros. la situación se torna violenta. Los visitantes le dicen a Lot que Sodoma será destruida y que debe irse rápidamente. Sus yernos se niegan. Amanece y Lot, su esposa e hijas se van de Sodoma y les dicen que no miren hacia atrás.

Lot es el pariente más cercano de Abraham. Parece seguir los pasos de Abraham. Acoge a los extraños, les da un lugar en su casa, les sirve comida. Una historia paralela a la amabilidad de Abraham hacia ellos. Pero la lección no radica en las similitudes sino en las diferencias. Lot vive en Sodoma. Eso hace toda la diferencia.

Esta historia es el comienzo del tema que dominará el resto del libro de Génesis: ¿quién de la familia de Abraham está dentro? ¿Y quién está fuera? La familia de Abraham heredará el pacto del pueblo judío, pero ¿quién en su familia? Con el inminente nacimiento de Itzjak, la cuestión de quién heredará la tierra de Israel se vuelve urgente. ¿Será todo el séquito de Abraham? Lot, Ishmael, Itzjak? ¿Se extenderá la generosidad de espíritu de Abraham a la promesa de la Tierra? ¿Querrá incluir a su unidad familiar más amplia?

Bueno, una persona que podemos ver que no será parte de la historia judía: Lot. Lot se descarta de esa posibilidad con su asociación con Sodoma.

4ta Aliá (19: 21-21: 4) Se le dice a Lot que huya de Sodoma. Las ciudades de Sodoma y Gemora (Amora en hebreo) son destruidas. La esposa de Lot mira hacia atrás y se vuelve una columna de sal. Abraham mira desde las colinas y ve la destrucción. Lot huye a las colinas. Las 2 hijas de Lot lo embriagan con vino y quedan embarazadas de él, razonando que son las únicas que quedan en el mundo. Llaman a sus hijos Moav y Amon. Abraham va a Gerar, Di-s le dice a Avimelech que no toque a Sarah, Avimelech confronta a Abraham sobre por qué le ocultó la identidad de Sarah. Abraham responde: Vi que no hay temor de Di-s aquí. Di-s cumple lo que le prometió a Sarah. Ella da a luz a Itzjak. Abraham lo circuncida como ordenó Di-s.

Hay mucho «ver»: Lot no debería mirar atrás, mientras Abraham mira hacia la llanura. Las hijas se ven a sí mismas como Noah y su familia, las únicas supervivientes. Abraham ve que no hay temor de Di-s.

Lot no vio ni tomó en serio que vivía entre pecadores. Lo que Lot no vio a su alrededor, Abraham lo percibió inmediatamente en Gerar; aquí no hay miedo de Di-s.

La historia de las hijas de Lot es una amarga ironía, como le gusta señalar a Rav Hershel Schachter, ¿realmente pensaban, de todas las personas del mundo, que son las más justas para ser salvadas? ¿No hay nadie más en todo el mundo excepto ellos? ¿En serio? ¿Qué pasa con Abraham? ¿Cómo se sintieron al día siguiente cuando caminaron por la calle y vieron todo un mundo de personas?

5ta Aliá (21: 5-21). Itzjak crece y se desteta. Sarah ve a Ishmael jugando con Itzjak. Ella le dice a Abraham que destierre a este niño, porque él no heredará a la par con Itzjak. Esto preocupa a Abraham, pero Di-s le dice que escuche a Sarah. Abraham se levanta temprano, despide a Agar e Ishmael. Van al desierto de Beersheva. El agua se acaba. Agar no puede soportar ver la muerte de su hijo y llora. Un ángel la llama. Sus ojos se abren, ve un pozo y le da agua a Ishmael.

Ha nacido la próxima generación del pueblo judío. ¿Quiénes serán parte del pacto? Lot está fuera, pero no es un hijo de Abraham, aunque es un sobrino. Sarah le dice a Abraham que Ishmael, aunque es un hijo de Abraham, no es la próxima generación del pueblo judío. El destierro de Ishmael es una historia paralela a la Akeida que estamos a punto de leer. En ambas historias, Abraham se levanta temprano, un niño camina con un padre, la vida del niño está en peligro, un ángel llama, el padre ve lo que no veía antes, el niño se salva. Historias similares enseñan que Di-s se preocupa y salva al afligido. Pero las similitudes son solo similares, no son lo mismo. Ishmael no será igual a Itzjak en la próxima generación del pueblo judío.

6ta Aliá (21: 22-34). Avimelech inicia un pacto con Abraham en Beersheva. Nombran el lugar Beersheva de la palabra jurar. Abraham grita en nombre de Di-s en Beersheva.

La fama de Abraham ha provocado un pacto. Pero la lección radica en lo que falta. Si bien Abraham es ahora famoso, solo tiene una gran persuasión moral; pero sin posición política. No tiene tierra, ni ejército, ni presencia política. La promesa de que poseerá esta tierra sigue siendo un sueño.

7ma Aliá (22: 1-24). Akeidat Itzjak, la unión de Isaac. Se le dice a Abraham que tome a Itzjak y lo ofrezca como ofrenda. En el camino, Itzjak interroga a Abraham. Llegan a la montaña. En el último momento, el ángel llama a Abraham. Abraham ha demostrado su lealtad al mandato de Di-s. Ve un carnero atrapado en la maleza y lo ofrece en lugar de Itzjak. Regresan a Beersheva.

La historia más dramática de la Torá. Una historia de absoluta lealtad al mandato divino pero también de patetismo e ironía. El hombre generoso, que suplicó por la vida de los malvados de Sodoma, se preparó ahora para quitarle la vida a su hijo. El que desafió la injusticia de la inminente destrucción de Sodoma, ahora no tiene voz. Y el más obvio, el que esperó pacientemente durante 25 años la promesa de un hijo y un futuro, ahora está preparado para destruirlo todo.

Una historia que se puede pensar y estudiar durante toda la vida. Quizás, un elemento de la historia se relaciona con las promesas. Mientras que la promesa a Abraham de la fama, la familia y la fortuna han sido concedidas por Di-s. Y la promesa de que su familia heredará la Tierra de Israel ahora puede tomar forma. No creas que el alcance de Di-s para el hombre y para el pueblo judío será sin su complejidad, sus sacrificios, sus misterios al tratar de entender los caminos inefables de Di-s. Si bien se está creando un vínculo íntimo del amor de Di-s por el pueblo judío, y mientras nos sentimos cada vez más atraídos hacia Él, Él permanece opaco, inescrutable, misterioso, más allá de nuestro alcance.



Sobre el Autor:

El Rav Reuven Tradburks es el director de Majón Milton, el curso preparatorio en inglés para conversión, una asociación del Concilio Rabínico de América (RCA) y Shavei Israel. Además, es el director del RCA-Región Israel. Previamente a su aliya, el Rav Tradburks, sirvió 10 años como el Director de la Corte de Conversión del Vaad Harabonim de Toronto y así mismo como rabino de congregación en Toronto y en los Estados Unidos.

Comments

comments

Chaya Castillo
chaya@shavei.org