Parashá Mishpatim    

Parashá Mishpatim    

Por Rav Reuven Tradburks

Comenzamos una nueva era en la Tora: la era de los Mitzvot (mandamientos). En los primeros 86 versículos de la parashá hay 51 mandamientos. La mayor parte de la parashá se trata de los mandamientos de la ley civil. Al final de la parashá se reanuda la narrativa, describiendo la entrada inminente a la tierra de Israel. Moisés asciende a la montaña para recibir las tablas de la ley.

 

Para brindar algo de estructura a los 51 mandamientos, presento cada sección con un título en letras destacadas, para indicar el tópico de las leyes que siguen.

 

1ª. Aliya (21:1-19) “Y están son las leyes que debes enseñar”. Las leyes de los esclavos: un esclavo judío es liberado después de seis años de trabajo. A su elección puede extender la esclavitud permanentemente. Le es permitido al dueño o a su hijo casarse con una esclava judía. Si elige no hacerlo, ella es liberada cuando alcanza la pubertad. Agresión física que resulta en la muerte es castigada con muerte, así como atacar a un progenitor, secuestro, maldecir a un progenitor. Si el ataque físico no resulta en muerte, se debe pagar por daños, desempleo y costos médicos.

 

La parashá de la semana pasada culminó con la experiencia cumbre de la revelación en Sinaí- y el miedo de la gente al escuchar la voz de D-os. Que contraste el continuar inmediatamente con las leyes de la esclavitud. Y ataque. Rashi señala que la primera palabra de la parashá tiene una “vav” “Y estas son las leyes”. Aunque para nosotros esta es una parashá nueva, en la Tora es la continuación de la narrativa del Monte Sinaí. Obviamente debemos preguntarnos, ¿de que manera están las leyes civiles conectadas con la narrativa?

 

La larga residencia en Egipto tuvo muchos propósitos: 1) permitir al pueblo judío la experiencia de la Mano de D-os en la historia, 2) permitir que todo el pueblo judío experimente la revelación en Sinaí, y 3) enseñarle al pueblo judío que tipo de sociedad no quieren imitar. Estamos yendo hacia una nueva vida, una sociedad judía en la tierra de Israel. No estamos sólo saliendo de Egipto, tenemos un destino. Pero esta sociedad que construiremos, no la forjemos como Egipto. Deja atrás la sociedad egipcia. Nuestra sociedad judía no debe parecerse en absoluto a aquella sociedad: estamos construyendo una sociedad anti-egipcia. Dejen atrás el abuso de esclavos, la ligera indiferencia por la vida (bebés en el río) el uso excesivo de fuerza física (operador de esclavos).

 

Nuestra sociedad judía respetará la vida, respetará al prójimo, respetará la propiedad de los ajenos y erigirá una sociedad de bondad y justicia.

 

2ª. Aliya (21:20-22:3) Ataque físico resultante en pago de dinero: ataque a esclavos o a una mujer resultando en la pérdida del embarazo. Ataque a un esclavo resultante en la pérdida de un ojo o diente le otorga libertad al esclavo. Daños causados por mi propiedad o mis acciones: un buey que embiste resultando en la muerte de una persona, la muerte de un animal como resultado de un pozo que cavé o como resultado de mi buey embistiendo a otro buey. Robo o la venta o la carnicería de animales requiere una devolución de cuatro o cinco veces el valor de la pérdida. En robos clandestinos, si se mata al ladrón, se considera que el ejecutor actuó en defensa propia. El castigo por robo es la doble restitución del objeto robado.

 

Además del respeto por la dignidad de los demás, nuestra sociedad debe ser justa. La temática de esta aliya no se trata de un buey embistiendo a otro buey, se trata de la gente asumiendo responsabilidad por su propiedad. Si mi propiedad daña a la tuya, yo contraigo total responsabilidad. La gente respetando la propiedad de los demás.

 

3ª. Aliya (22:4-25) Buenos vecinos: los daños a tu propiedad deben ser compensados ya sea si fueron causados por mis animales pastoreando, o por un fuego prendido por mi en mi propiedad; leyes de compensación por pérdidas en tu propiedad mientras yo la cuidaba o la tenía en préstamo. Leyes cuando se toma ventaja de otros: seducir a una mujer soltera, hechiceros condenados a muerte. “Si se oprime al extranjero, viuda o al huérfano, y me convocan a Mi, sus mujeres serán viudas y los niños huérfanos”.

 

Regresando al tema de rechazar las reglas de Egipto, la superpotencia; el poder no otorga privilegio. Hay gente que tiene poder, y otros que no lo tienen. El extranjero, la viuda y el huérfano no tienen poder, están solos y no tienen a nadie que abogue por su causa. No tomes ventaja de su falta de poder. Yo, dice D-os, soy el Paladín de los que no tienen poder. Es posible que no tengan a nadie a quien dirigirse para que los ayude. Pero siempre me tienen a Mi. Tu que tienes poder, que tomas ventajas de los que no lo tienen, tendrán que enfrentarse Conmigo.

 

4ª. Aliya (22:26-23:5) Buenos ciudadanos: no maldigan a los jueces o regentes, no demoren sus obligaciones, ni se hagan aliados de embaucadores para pervertir la justicia, ni sigan a la muchedumbre en conflictos. Vecinos solícitos: devuelve un animal extraviado, ayuda a descargar un animal atascado, aunque sea de tu enemigo.

 

La falta de balance en Egipto que dio lugar al resentimiento contra los que tenían poder, no es para nosotros. Nosotros somos ellos, respeta a los que tienen poder porque ellos no prestan servicio. Para el bien de todos nosotros, nuestra sociedad debe ser cooperativa. Mejorar la vida de los demás no es sólo la responsabilidad del gobierno; todos nosotros podemos mejorar la vida de los demás, regresar objetos perdidos, aliviar la carga de otros.

 

5ª. Aliya (23:6-19) Justicia: no perviertas la justicia de los pobres a través de mentiras y sobornos y del extranjero, porque ustedes fueron extranjeros en Egipto. Los limites del hombre en el mundo de D-os: trabaja la tierra por seis años, déjala para los pobres en el séptimo año. Cuida tres peregrinajes en los festivales: Pesaj, Shavuot, Sukot. No vayas con las manos vacías.

 

Esta lista detallada de lo que llamaríamos ley civil, concluye con Shmita (año sabático), Shabat y los festivales. La base de una sociedad judía es darse cuenta de los límites del hombre y nuestra asociación con D-os. Nosotros trabajamos, pero la tierra le pertenece a El. Empleamos trabajadores, pero todos le servimos a El. Nuestra agricultura está marcada por festivales para moderar nuestra búsqueda de riquezas en aras de la riqueza con una infusión de respeto a El.

 

6ª. Aliya (23:20-25) Camino a la Tierra: Les envío Mi ángel para guiarlos a la tierra de Israel. Acatar lo que he dicho asegurará su asentamiento exitoso en la tierra. No adoren a ídolos allí, sirvan a D-os y disfrutarán de bendiciones y salud en la tierra.

 

Concluye la lista de los mandamientos y continúa la narrativa. Estamos en camino a la tierra de Israel. ¿Por qué se interrumpió la narración con 51 mandamientos? Poniéndonos en el lugar de otra gente, nosotros conocemos la historia de los 40 años en el desierto. Pero ellos no la conocen. D-os le dijo a Moisés, que El sacaría a la gente de Egipto y la traería al Monte Sinaí. Y los traería a la tierra de Israel. Hasta ahora salieron de Egipto, estuvieron en Sinaí, y ahora están listos para comenzar el camino a la tierra de Israel. En la mente de la gente. La lista de mandamientos para constituir una sociedad justa y benevolente tiene sentido. Porque en unos pocos meses establecerán una nueva sociedad judía en la tierra de Israel. Luego de escuchar estos mandamientos, ahora saben de que manera será una sociedad judía, basada en estas leyes bondadosas y justas.

 

7ª. Aliya (23:26-24:18) Tus opositores en la tierra se acobardarán. Yo causaré que salgan despacio por un tiempo de modo que la tierra no esté desamparada cuando ustedes lleguen. No forjen un pacto con la gente de la tierra, no pueden vivir juntos por temor a que ustedes terminen sirviendo a sus dioses.  Moisés subió a la montaña, escribió las palabras de D-os. Construyó un altar al pie de la montaña, trajeron ofrendas. Leyó las palabras del convenio, la gente dijo que las cumplirían todas. Se salpicó sangre a guisa del convenio. Moisés ascendió con Aarón, Nadav, Avihu y 70 ancianos; ellos percibieron zafiro, la pureza de los cielos. D-os llamó a Moisés arriba de la montaña para entregarle los lujot (tablas de la ley), la Tora y los mandamientos. La nube de D-os estaba en la montaña, la visión de D-os como un fuego consumidor. Moisés estuvo allí 40 días y 40 noches.

 

La ultima aliya de una parashá recibe escasa atención. ¿Pero este último párrafo? Zafiro, visión de la pureza del cielo, una nube y fuego en la montaña. A pesar de que a menudo nos enfocamos en el contenido de los diez mandamientos en Sinaí, en la Tora se presta mucha atención en el drama de la experiencia en ambas: en Yitro la semana pasada y en esta descripción. Aunque tenemos un par de semanas antes del Becerro de Oro, si nos ponemos en lugar de la gente parada al pie de la montaña, esto asusta. La gente se debe haber sentido insegura, asustada, inadecuada, abrumada y confundida. Ellos desean un D-os benevolente y cercano, pero viendo el poder y las consecuencias de tener un D-os cercano, tal vez están pensando cual es el significado de este deseo.

Sobre el Autor:

El Rav Reuven Tradburks es el director de Majón Milton, el curso preparatorio en ingles para conversión, una asociación del Concilio Rabínico de América (RCA) y Shavei Israel. Además, es el director del RCA-Región Israel. Previamente a su aliya, el Rav Tradburks, sirvió 10 años como el Director de la Corte de Conversión del Vaad Harabonim de Toronto y así mismo como rabino de congregación en Toronto y en los Estados Unidos.

Comments

comments

Avatar
Chaya Castillo
chaya@shavei.org