Apoyando a Israel

En un mes dramático, para Israel y quienes la apoyan, tuvo lugar un evento sumamente especial.

Más allá del océano, en un estudio en Manhattan, un popular presentador de radio y televisión realizó un anuncio que ha marcado un hito en la batalla por la verdad.

Hablándole a millones de espectadores y oyentes leales, Glenn Beck declaró que se encuentra organizando un evento denominado “Restaurando el Coraje”, el cual tendrá lugar en la capital de Israel en Agosto.

El objetivo es simple: reunir a la mayor cantidad posible de personas de diferentes religiones para demostrar su apoyo a Israel y al pueblo judío.

“Creo firmemente que me han pedido que apoye a Jerusalem”, dijo Beck, notando que, “muchos han tenido la oportunidad, a lo largo de la historia, de apoyar al pueblo judío. Varias veces han tenido esta oportunidad, pero han fallado”.

“Yo elijo”, dijo, “apoyar y ser contado”.

Y justo lo que usted se debe estar preguntando, el apoyar a Israel, ¿tiene que ver con coraje? Después de todo, ¿acaso no lo hacemos muchos de nosotros constantemente?

Cuando el Estado Judío se encuentra bajo ataque internacional cada vez mayor, y es constantemente representado de forma injusta por los mayores medios de prensa, el mensaje de Beck es tan renovador como inspirador.

Él se niega a ser intimidado por las elites, muchas de las cuales han adoptado la narrativa palestina y árabe de lo que sucede en el Medio Oriente.

Beck ve directamente a través de la turbia noción de justicia, y sin dudarlo señala el desconcertante rechazo a reconocer la amenaza que representa el islamismo extremo a la civilización occidental.

Y esto es lo que convierte a “Restaurando el Coraje” en un evento tan importante. A pesar de que muchos de los detalles aún no han sido dados a conocer, claramente será más que una simple concentración o encuentro.

Promete ser una expresión de fe, un llamado a desafiar la noción prevaleciente de que Di-s y el mal son términos puramente subjetivos, abiertos a diferentes interpretaciones.

Hoy día, se necesita coraje, y mucho del mismo, para pararse y declarar que Israel y el Occidente están en lo correcto, son justos, y morales, y que nuestros enemigos están simplemente equivocados.

Hay que animarse a desafiar a nuestro liderazgo, a nuestra nación y a nosotros mismos, para oír el llamado del destino Divino y reconocer la justicia de nuestra causa.

Durante mucho tiempo, los Israelíes han sido maltratados por la crítica y el rechazo, tanto que hemos comenzado a internalizarlo, y muchos han comenzado a verse como los agresores y ocupadores.

Mantras y slogans tales como “la solución de los dos estados” se han convertido en un estándar, y todos los que se oponían a la idea estaban rápidamente rotulados como extremistas.

El evento de Beck este verano nos ofrece a todos la oportunidad de recobrar nuestro conocimiento y reclamar la verdad.

Como él lo describe, “Las cosas en Israel se tornarán para mal… es solo una cuestión de tiempo”.

“Atacarán el centro de nuestra fe, nuestra fe en común, y esto es Jerusalem. Y no será mediante balas y bombas”, notó, “sino que será con la solución de dos estados, que el mundo entero no podrá llegar a Jerusalem ni a la ciudad vieja”.

El momento en que llega este mensaje no puede ser más crucial.

La amenaza palestina de declarar un estado unilateral e intentar de obtener el reconocimiento de la ONU en septiembre se respiran inquietamente en el aire, así como la posibilidad de la tercera intifada. El Hamás, se ha unido al gobierno palestino, e Irán continúa con sus esfuerzos por construir armas nucleares.

Y a pesar de la confusión que reina en el mundo árabe, Israel se encuentra bajo presión cada vez mayor para realizar concesiones en momentos de una gran incertidumbre.

Si tiene éxito, “Restaurando el Coraje” será una bendición para el asediado Estado Judío, y proveerá una muy necesitada porción de apoyo y aliento.

Llamando a las personas a unirse a él, Beck invocó valores cruciales como la fe, diciendo que cada personal será final e inevitablemente llamada a dar cuenta de sus acciones ante el Creador.

Y les recordó sinceramente a los americanos y demás que no pueden observar de costado y no hacer nada ante el mal. Israel, dejó claro, importa. Y este es un mensaje que él ayudará a difundir.

Ahora, se lo que probablemente muchos de ustedes estarán pensando: Glenn Beck, ¿no es el excéntrico proveedor de teorías de conspiración, extravagantes afirmaciones y gran conservadurismo? ¿Qué es lo que Israel y el Pueblo Judío pueden ganar de su respaldo? La respuesta es: mucho

No tiene que estar de acuerdo con Beck en todo, ni en la mayoría de las cosas, para ver el inherente y abrumador valor de su última iniciativa.

Para un país que no tiene tantos amigos en el mundo, Israel debería agradecer a cada uno que desea apoyarlo, incluso si no son necesariamente de la misma opinión.

Será particularmente interesante ver cómo las organizaciones judías americanas reaccionan a todo esto. En el pasado, varios grupos liberales judíos han denunciado a Beck, con el que tienen poco en común a nivel político.

Cuán fácil hubiese sido para el anfitrión de la televisión decirse a sí mismo, después de cómo me trataron los judíos, ¿por qué debería hablar a favor de ellos?

Pero al ponerse por encima de las críticas, la personalidad de Fox News nos ha dado una lección acerca de cómo comportarnos y no perder de vista lo que realmente importa.

Siendo una persona de fe, me sentí especialmente conmovido cuando Beck leyó en vivo del libro de Rut.

Fue notoria su emoción al leer la declaración de Rut la moabita a su suegra Naomí, “ha dónde vayas iré, y a dónde te quedes me quedaré. Tu pueblo será mi pueblo y tu Di-s será mi Di-s”. Esto, dijo, lo ha ayudado a tomar la inspiración de apoyar al pueblo judío.

A mí personalmente, su declaración me recordó un versículo del libro de Bereshit (12:3), donde Di-s le promete a Abraham y mediante él a toda la humanidad: “bendeciré a todos los que te bendigan, y a los que te maldigan maldeciré”.

Note cómo no hay un punto medio aquí. A cada persona se le presenta una muy clara e inequívoca elección: bendecir a los descendientes de Abraham, los judíos, ó maldecirlos.

Glenn Beck ha valientemente elegido bendecir a Israel, y mediante esto unir a los judíos, cristianos y demás a declararse a favor del Estado Judío.

Espero que sean muchos, los que respondan a su importante llamado.