Antonio Piña, España

toni pina chuetas palma shavei israel

Toni Piña con su cuchillo de faenado ritual el cual pasó de generación en generación de forma secreta

Antonio Piña, 59 años, vive en el pueblo de Sóller en la Isla de Mallorca, España.

Piña enseña cocina en un colegio técnico local y es conocido en todo Mallorca como experto en la cocina típica de la isla. Ha escrito libros sobre el tema y dado clases.

Piña está casado con tres niños – Jordi, que trabaja como auditor; Samuel, que trabaja en el Ministerio Español del Medioambiente; y Salvador, quien construye prótesis dentales. Su camino hacia sus raíces judías comenzó a los ocho años…

¿Cuál fue su relación con el judaísmo en la infancia?

Cuando tenía ocho años, mis compañeros de clase comenzaron a insultarme cantando una canción derogatoria que era en ese entonces popular en la sociedad mallorquina: Xueta xuetó camer tortes i cul rodó [Chuetas, chuetas, piernas torcidas y cola redonda]. Cuando le conté a mi padre, me dijo – “no te preocupes, es solo envidia”. Más tarde, mi padre me contó que somos descendientes de los chuetas [descendientes de judíos mallorquines que fueron obligados a convertirse al catolicismo en el siglo XIV y XV].

Mi madre también me contó sobre nuestro pasado. Una vez, nos dio a mi hermano y a mí una cadena de oro. Sorpresivamente, ¡en lugar de un crucifijo, había una estrella de David! Le pregunté por qué y me dijo directamente: “eres chueta”.

Algunas de las cosas que hicimos en casa [las cuales tienen conexión judía] incluyen el separar los cubiertos para algunas comidas, bañarse el viernes por la tarde. Cuando cocinábamos pan o tortas – generalmente lo hacíamos los viernes – tomábamos una pequeña bola de masa y la separábamos [la ley judía estipula que uno debe separar una porción de masa cuando amasa más de una determinada cantidad de harina].

¿Cómo hizo para investigar sus raíces judías más profundamente?

Encontré un par de documentos sobre el auto de fe [donde 37 chuetas fueron asesinados por practicar el judaísmo en secreto] en Memoria del Carrer [un grupo español que se dedica a preservar la historia oral y escrita relativa a los chuetas]. Mi hermano Jaime es asimismo genealogista, en conjunto construimos un árbol familiar que se remonta al año 1500.

¿Qué sabía de Israel durante su infancia y adolescencia?

Cuando era joven, me gustaba coleccionar estampillas, y gracias a eso, me enteré de que había un Estado de Israel. Pero creía que la capital era Tel Aviv – nunca me relacioné con Jerusalem o la Galilea – pero ahora sí. Me gustaría mucho visitar Israel, no necesariamente vivir allí, pero sí morir allí.

¿Cuál es su nivel actual de observancia judía?

Acabo de comenzar. En el 2010, comencé a ir a las clases del Rab Nissán [Ben Avraham, emisario de Shavei Israel en España]. Me siento integrado, como si lo hubiese hecho toda mi vida. Aún no he comenzado a estudiar hebreo – es una de mis metas inmediatas – pero por ahora, uso libros en fonética para rezar. Disfruto de leer el Birkat Shlomó [un libro de rezos con traducción al español] – es muy placentero, en especial en shabat. Por medio del Rab Nissán he aprendido sobre fe, amor al prójimo, la felicidad de vivir, y la palabra del Todopoderoso. Deseo vivir mi vida como judío, con todo mi cuerpo y todo mi corazón, el resto de mis días sobre la tierra.

¿Qué sueña para el futuro?

Quiero ser judío y espero que mi retorno ayude a las almas de mis ancestros que fueron convertidos a la fuerza. Espero que los otros chuetas, estén en paz con Di´s.

—————————————–

Piña participó del seminario de Shavei Israel en Palma de Mallorca, en Noviembre del 2011. Lea más sobre el seminario.